Seleccionar página

Al Real Madrid, que contó con el mexicano Gustavo Ayón, le falló el corazón y la puntería y acabó perdiendo por 63-75 ante un Fenerbahce que fue muy superior en los tres partidos de cuartos de final y que califica con justicia a las semifinales de la Euroliga.

real madrid euroliga 3

Jaycee Carroll anotó el primer triple del partido a los veinte segundos y cuando el Real Madrid se retiró a los vestuarios en el descanso esa era la única canasta de tres que seguía figurando en su estadística después de 13 intentos en 20 minutos.

Privado de su mejor arma en ataque, el Real Madrid sufrió demasiado en la ofensiva, con lapsos de varios minutos que no sólo minaban su moral, sino que permitieron al Fenerbahce superar sus desventajas en los primeros instantes, o poner tierra de por medio en el marcador.

En el segundo, el Real Madrid tardó cuatro minutos en anotar la primera canasta, claro que su rival tampoco estuvo mucho mejor.

La segunda parte comenzó igual que la primera. Un robo y contra del mexicano Gustavo Ayón devolvió al Real Madrid a la ventaja con un 32-30, pero siguieron las fallas en el tiro, incluso desde la línea personal, y el Fenerbahce aprovechó este nuevo parón local en la anotación para colocar otro parcial a su favor que nubló al equipo madridista.

El Real Madrid intentó una remontada épica, pero, privado del triple, se volvió un equipo mucho más vulgar, y al final del tercer cuarto llegó con un 40-54 en contra más que preocupante. Pese a todo, el Real Madrid intentó acabar con honor y tres triples consecutivos, pero fueron demasiado tarde, pues no podrá defender el título en la Final.