Seleccionar página

La dieta juega un papel fundamental en el riesgo de aparición de distintos tipos de cáncer, como el colorrectal, cuya probabilidad de desarrollo es significativamente menor en la población con una elevada ingesta de fibra.

dieta baja en grasas 2

Un nuevo estudio del Instituto de Investigación Biomédica de Los Ángeles constató la importancia de la dieta en las pacientes con cáncer de seno. Y es que según los resultados, las mujeres que siguen una dieta baja en grasas tienen un menor riesgo de mortalidad por este tipo de tumor que aquellas cuyas dietas contienen niveles de grasas elevados.

Este estudio es el primero en examinar la mortalidad tras el cáncer de seno en mujeres con posmenopausia, y se encontró que una dieta baja en grasas conlleva un incremento de las tasas de supervivencia en mujeres postmenopáusicas que han sido diagnosticadas de cáncer de seno.

Numerosas investigaciones previas habían sugerido una posible asociación entre la grasa en la dieta y el riesgo de cáncer; sin embargo, los resultados no habían sido del todo concluyentes. De ahí la necesidad de este nuevo estudio, llevado a cabo con la participación de 48 mil 835 mujeres sin cáncer y edades comprendidas entre 50 y 79 años, que seguían una dieta con unos niveles de grasas normales.

dieta baja en grasas 1

29 mil 494 participantes mantuvieron sus patrones dietéticos habituales, mientras que 19 mil 541 adoptaron una dieta en la que redujeron la ingesta de grasas y aumentaron el consumo de frutas, vegetales y fibra.

Concluidos los ocho años de seguimiento contemplados en el estudio, los resultados mostraron una mayor tasa de supervivencia tras el diagnóstico de cáncer de seno en las participantes que siguieron la dieta baja en grasas, de un 82 por ciento frente al 78 por ciento en el grupo con una dieta con un contenido lipídico normal. Por el contrario, no se observaron diferencias en las características de los tumores de las mujeres que desarrollaron cáncer en ambos grupos.

En definitiva, las dietas bajas en grasas disminuyen el riesgo de mortalidad por cáncer de seno en la postmenopausia, un tipo de dietas que debe mantenerse a lo largo de toda la vida.