Seleccionar página

Un punto de 12 posibles, cuatro derrotas en cinco partidos y un triplete que ha menguado en doblete con signos de interrogación; ese es el saldo de las últimas semanas del Barcelona.

luis enrique bledo 1

En esta situación, lejos de mostrarse sereno, el discurso del entrenador Luis Enrique tiembla y aunque quiere tranquilizar a la afición, hay nervios que lo hacen presa de la verborrea y los desatinos.

El pasado fin de semana, al terminar el partido contra el Valencia, el preparador blaugrana encaró a los periodistas, y cuando fue cuestionado por Victor Malo, del Diario “Gol”, sobre si la preparación física era una de las causas de la racha perdedora de su equipo, Luis Enrique respondió molesto “¿Cómo es tu apellido? Siguiente pregunta”.

Pero este martes, lejos de rectificar, Luis Enrique evidenció la falta de sintonía con los periodistas que siguen la actualidad del Barcelona. Desafiante, el técnico no quiso disculparse; más bien todo lo contrario.

“No tengo nada de qué disculparme. No falté el respeto a nadie. Muchos medios faltan al respeto a muchos de nosotros y a mí cada día. Si no les gusta mi estilo, me importa un bledo. Un bledo para decirlo de manera educada”, espetó el asturiano en la rueda de prensa previa al encuentro contra el Deportivo.

Pero él ha preferido mirar el “lado positivo” de la mala dinámica por la que pasa su equipo, y admitió que celebrarán una gran fiesta si levantan el título. “Tengo una característica, debe ser de mis genes gijoneses: me va la adversidad. Tengo ganas de que llegue mañana. Si cambiamos esto y somos campeones, no me puedo imaginar el fiestón que nos vamos a dar. Y si no, felicitaremos al campeón”, explicó.