Seleccionar página

La Suprema Corte de Justicia estadounidense pareció dividida ante las acciones de alivio migratorio del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en beneficio de casi 5 millones de inmigrantes indocumentados.

suprema corte

Este lunes culminó la presentación de los argumentos orales en torno a la demanda interpuesta por 26 estados en contra de estas acciones ejecutivas.

Tras 90 minutos de argumentos, preguntas y respuestas, ni el gobierno ni los estados encabezados por Texas parecieron haber convencido a la mayoría de los ocho magistrados sobre sus argumentos a favor y en contra de estas medidas.

Aunque el caso ante el máximo tribunal gira en torno a la posibilidad de que los estados puedan demandar al gobierno federal, muchas preguntas de los magistrados se refirieron a la ampliación del Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) y su versión para adultos DAPA.

Varios de los magistrados de orientación conservadora parecieron cuestionar la autoridad de Obama para dictar las medidas de alivio, y dijeron que esta es una facultad del poder legislativo, como los opositores insisten.

El magistrado en jefe, John Roberts, pareció inclinarse a favor del argumento de Texas de que las medidas de alivio causarían daño al tener que destinar millones de dólares para expedir licencias de conducir a cientos de miles de indocumentados que residen en el estado.

Por su parte la magistrada Helena Kagan sugirió que la demanda de Texas debería ser sobre las regulaciones contenidas en las acciones y no sobre éstas, al partir de su argumento de que las acciones tendrán un impacto negativo.

En tanto, la magistrada Sonia Sotomayor hizo notar las enormes implicaciones políticas de estas acciones, e hizo notar el limbo en el que viven 11 millones de mujeres, hombres y niños, quienes dijo “están aquí, lo queramos o no”.

Los argumentos fueron seguidos por cientos de personas en el interior de la repleta sala, incluidos legisladores demócratas y republicanos

La ampliación DAPA podría beneficiar a unos 300 mil jóvenes indocumentados que llegaron cuando eran niños, en adición a unos 700 mil que ya recibieron suspensión de deportaciones y permisos de trabajo.

Por lo que toca a DACA, ésta beneficiará a más de cuatro millones de padres indocumentados, la mayoría mexicanos, cuyos hijos son ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes.

Bajo el calendario tentativo de la corte, su resolución final podría ser emitida en junio próximo, por lo que podría tener incidencia en el debate migratorio, de cara a las elecciones presidenciales de noviembre próximo.

(ntx)