Seleccionar página

El secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, ofreció una “sentida disculpa” a la sociedad por los “reprobables actos” que se muestran en un video en el que aparecen militares maltratando a una mujer, ocurridos en febrero de 2015 y exhortó a las fuerzas armadas a no permitir estos hechos y estas decisiones individuales, irracionales y equivocadas.

militares mujer1

Hizo hincapié en que luego de los hechos ocurridos el 4 de febrero de 2015 en el municipio de Ajuchitlán del Progreso, Guerrero, se actuó sin dilación, con prontitud y contundencia a partir de conocerse el hecho, llevando ante los tribunales militares a los implicados.

Además, en cumplimiento a las determinaciones judiciales y legislativas, se dio intervención al Ministerio Público de la Federación, por lo que respecta a los delitos cometidos contra civiles.

“Tenemos la ineludible obligación de denunciar actos desleales, contrarios a la ley y a la disciplina militar. Que quede claro, no debemos ni podemos enfrentar la ilegalidad con más ilegalidad, la delincuencia se contiene con la ley en la mano de todos los que tenemos esta alta responsabilidad”, señaló.

En un mensaje ante miles de soldados congregados en el Campo Militar Número 1, el titular de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) invitó a todos los miembros del instituto armado a “no permitir estos hechos y estas decisiones individuales, irracionales y equivocadas que nos indignan como personas, como ciudadanos y como soldados, y nos denigran ante los demás”.

Resaltó que son estos “sucesos repugnantes”, que aunque aislados, dañan de manera muy importante nuestra imagen y el prestigio que dignamente hemos ganado en más de 100 años de lealtad a las instituciones nacionales y a todos los mexicanos”.

Se trata, insistió, de actos muy alejados de los valores que se les inculcan desde el ingreso a las fuerzas armadas, tanto en el sistema de adiestramiento como en el educativo.

“Estos hechos tan reprobables no solo nos denigran como soldados, también traicionan la confianza que día a día se ha ganado esta institución ante la sociedad”.

Aclaró que “cumplir con nuestras obligaciones es un mandato, que por ningún motivo implica o justifica actos ilegales de deshonor o de indisciplina”.

Les dijo a los militares, “no tengan duda, seguiremos coadyuvando en el ámbito de la seguridad pública, donde sea necesario, apegados a la Constitución y mientras lo ordene el presidente y la sociedad lo demande y nos exija continuar en las calles para lograr un México en paz”.

Finalmente, ratificó la invitación a la ciudadanía a denunciar, ante la autoridad competente, cualquier acto contrario al cumplimiento de la ley y al respeto de los derechos fundamentales.

(ntx)