Seleccionar página

Si eres corredora habitual y hace poco recibiste la grata noticia de que estás embarazada, debes saber que si tu médico lo permite, puedes continuar entrenando como antes; sin embargo, es importante recordar algunas claves para correr de forma segura durante el embarazo.

correr embarazo 3

Más allá de la aprobación médica, resulta fundamental cuidarte en cada entrenamiento, por ello, no olvides las siguientes claves cada vez que salgas a correr durante tu embarazo:

Escucha a tu cuerpo más que nunca

En estos momentos resulta fundamental no pasar por alto las señales que el organismo envía. Por ejemplo, detente si sientes dolores intensos en el bajo vientre, si te encuentras muy agitada o agotada o bien, si comienzas a sentir mareos o contracciones.

Evita correr más o más rápido que antes

Durante la gestación no es buen momento para innovar y exigirnos. Si hasta el momento corrías unos 30 kilómetros a la semana, lo ideal será sostener esas distancias y no intentar duplicar las mismas o reducir tiempos durante el embarazo.

Mantente fresca e hidratada

El cuerpo de la mujer embarazada generalmente posee una mayor temperatura corporal y durante el esfuerzo físico, los intentos por mantenernos frescos se acentúan, por lo tanto, es fundamental que bebamos suficiente líquido para mantener los mayores niveles que hay en el organismo en gestación y la adecuada circulación sanguínea.

correr embarazo 2

Cuídate más que nunca de las lesiones y accidentes

Las hormonas durante el embarazo, sobre todo en los últimos meses, vuelven más laxas las articulaciones para el parto. El riesgo de sufrir lesiones puede incrementarse por ello. Además, deberemos evitar terrenos en mal estado que podrían ocasionar accidentes, caídas o golpes indeseados.

Ponte cómoda y utiliza la vestimenta adecuada

No sólo para sentirte a gusto corriendo sino también, para prevenir el impacto de la carrera sobre tu barriga o senos. Lo ideal es emplear prendas con buena sujeción pero no demasiado apretadas, de manera que te sientas contenida sin entorpecer la circulación sanguínea.