Seleccionar página

Al menos unos 12 estados brasileños registraban hoy protestas contra la iniciativa de destitución de la presidenta Dilma Rousseff por juicio político, a 48 horas de que la Cámara Baja vote el proceso de “impeachment” contra la jefa del Estado.

IMG_20160415_165918

Las protestas se concentraron en carreteras, autopistas y vías rápidas de ciudades en estados como Sao Paulo, Río de Janeiro, Bahía o Minas Gerais, y eran protagonizadas por sectores sociales como los campesinos sin tierra que expresaron los últimos meses apoyo a Rousseff.

El Partido de los Trabajadores (PT), de Rousseff, advirtió que llevará a la calle la “lucha” en caso de que la presidenta, electa en 2014 por 54 millones de votos, pierda el mandato como consecuencia del juicio político en el Legislativo.

Brasilia, la capital política del país, se convertirá este fin de semana en un fortín para evitar que los manifestantes a favor y en contra protagonicen incidentes a las puertas del Parlamento, en una explanada donde se construyó un improvisado muro metálico para separar a los dos bandos.

Rousseff tiene previsto visitar mañana sábado un campamento de manifestantes en Brasilia, que acamparon en una zona pública para protestar contra el “impeachment” (juicio político).

Mientras, la Cámara Baja sigue con los debates de los partidos políticos representados antes de la votación crucial el domingo.

La oposición, que apoya el “impeachment” al considerar que Rousseff incumplió la ley fiscal en su gestión de los presupuestos en 2014 y 2015, asegura que dispone del apoyo de más de dos tercios de la Cámara -342 de los 513 diputados- para sacar adelante el juicio político.

En caso de ser aprobado el domingo, el proceso iría a su fase definitiva en el Senado, donde sería analizado por una comisión antes de la votación crucial para la apertura del juicio político en la Cámara Alta, donde necesita mayoría simple entre los 81 senadores para que inicie el juicio y Rousseff sea apartada por 180 días del cargo.

(ntx)