Seleccionar página

Ataque al corazón, fracturas de cadera, neumonía y ahora, problemas en el riñón. Al fármaco más consumido para controlar la gastritis, el omeprazol, le están saliendo algunos efectos adversos no deseados. El último: problemas renales.

omeprazol 5

Un estudio realizado por la Universidad de Washington en Saint Louis, sugiere que el uso a largo plazo de ciertos medicamentos comúnmente utilizados para tratar la acidez estomacal, el reflujo ácido y las úlceras de estómago puede tener efectos dañinos en los riñones.

Para evaluar la seguridad de esta clase de fármacos, los investigadores analizaron la información de bases de datos nacionales del Departamento de Asuntos de Veteranos. Así identificaron 173 mil 321 nuevos consumidores de estos fármacos y 20 mil 270 nuevos usuarios de bloqueadores de los receptores H2 de la histamina, una clase alternativa de fármacos también empleada para suprimir el ácido del estómago.

Después de hacerles un seguimiento de más de cinco años, los investigadores vieron que aquellos que tomaban antiácidos eran más propensos a experimentar pérdida de función renal que los que tomaban bloqueadores de los receptores H2. Además, tenían un 28 por ciento más de riesgo de desarrollar enfermedad renal crónica y un 96 por ciento más de desarrollar insuficiencia renal.

omeprazol 4

Este no es este el primer estudio que advierte de los efectos colaterales de estos medicamentos. Ya uno anterior señalaba que los adultos que utilizan inhibidores de la bomba de protones tienen entre un 16 y 21 por ciento más de probabilidades de sufrir un ataque al corazón que las personas que no toman estos medicamentos antiácidos comúnmente prescritos.

Además, otra investigación elaborada durante siete años, que incluyó a 364 mil 683 personas y fue desarrollada por científicos del Centro Médico Universitario de Radboud, en Holanda, aseguraba que las personas que consumían omeprazol podían tener un riesgo elevado de desarrollar neumonía.

Pese a estos problemas, los especialistas reconocen que la eficacia de estas drogas en el tratamiento de los síntomas gastrointestinales es excelente, pero parecen tener algunos significativos inconvenientes.