Seleccionar página

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) informó hoy que agentes de la policía de Huitzuco y dos elementos de la Policía Federal participaron en la desaparición de un grupo conformado por entre 15 a 20 normalistas en el “Puente del Chipote” de Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre de 2014.

iguala

La CNDH señaló que desde julio del año pasado había perfilado la existencia de una “ruta de desaparición” adicional a la sostenida por la Procuraduría General de la República (PGR) que partía del lugar conocido como el “Puente del Chipote”, y tras varias investigaciones hoy se estaría confirmando esa nueva ruta con la posible participación de agentes de dos corporaciones policiales adicionales a la municipal de Iguala, en la desaparición de los estudiantes normalistas que se trasladaban en el autobús “Estrella de Oro” número 1531, específicamente, de la Policía de Huitzuco y de dos agentes de la Policía Federal.

El organismo defensor de los derechos humanos dijo que la información fue obtenida gracias a  las declaraciones de un testigo presencial y no partícipe de los hechos, del que se reserva su identidad para proteger su integridad. Dicho testimonio estaría corroborado por diversas pruebas agregadas al expediente, abundó.

Según lo dicho por el testigo, la noche del 26 de septiembre de 2014, dicho autobús fue forzado a detenerse en el “Puente del Chipote” por agentes encapuchados de la policía municipal de Iguala.

Los entre 15 a 20 normalistas que viajaban en la unidad, fueron obligados a descender, incluso con gases lacrimógenos y agredidos física y verbalmente. A instancia de los policías municipales de Iguala, arribaron al lugar tres patrullas, presumiblemente, del municipio de Huitzuco. En ellas y en una más de la policía de Iguala, los normalistas fueron subidos.

En ese momento, detalla, llegaron dos patrullas de una tercera corporación policial: la Policía Federal. De dichas patrullas, descendieron dos agentes que mantuvieron un intercambio verbal con los policías de Iguala. De dicho diálogo se desprende que, por consenso, se acordó que los normalistas serían llevados al municipio de Huitzuco ante una persona identificada como “El Patrón”, que pudiera ser el líder de una organización criminal y quien decidiría sobre su destino.

Los estudiantes terminaron de ser subidos a las cuatro patrullas, las cuales se desplazaron sobre la carretera con dirección a Chilpancingo. Esa fue la última ocasión en que los normalistas fueron vistos.

Sobre estos hechos, la CNDH pidió a la PGR establecer los pasos subsecuentes en la ruta de desaparición de los estudiantes desde el “Puente del Chipote” y confirmar o no su paso por el Huitzuco, así como practicar las diligencias necesarias para determinar la identidad de los normalistas que viajaban en el autobús 1531.

Asimismo, investigar si fue circunstancial el hecho de que los dos autobuses de los que fueron sustraídos los normalistas, hayan sido los mismos en los que originalmente se trasladaron de la Normal a Iguala, y determinar la identidad de la persona identificada como “El Patrón”.

Finalmente, la CNDH señaló que continúa con su investigación y dará seguimiento al desarrollo de las acciones que lleven a cabo las autoridades en este caso.