Seleccionar página

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, reaccionó hoy a las propuestas de aspirantes presidenciales como Donald Trump de elevar muros y restringir el comercio, y sostuvo que son contrarios a la prosperidad y estabilidad globales.

Christine Lagarde vs donald

En un foro organizado por la BBC en paralelo a la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), Lagarde fue cuestionada sobre los posicionamientos políticos de Trump y Ted Cruz en el marco de las campañas presidenciales en Estados Unidos.

“El Fondo Monetario Internacional y yo personalmente creemos en un mundo libre, en principios de libre mercado, combinados con regulaciones apropiadas e implementadas”, enfatizó Lagarde.

“Cualquier propuesta que busque restringir el comercio, excluir, eliminar, construir barreras, no es algo que creemos conducente a la economía global estable y próspera”, añadió sin aludir por nombre a ninguno de los aspirantes presidenciales estadounidenses.

Trump detalló este mes que pedirá a México, de llegar a la Presidencia, un pago único de entre cinco mil y 10 mil millones de dólares por el muro fronterizo, o de lo contrario bloqueará miles de millones de dólares en remesas de mexicanos en Estados Unidos.

Su campaña señaló asimismo que cuenta con otras opciones para forzar el pago del muro divisorio, incluida la imposición de aranceles comerciales, la cancelación de visas a turistas u hombres de negocios, y el aumento del costo de los visados.

Otros aspirantes presidenciales estadounidenses como el demócrata Bernie Sanders también han manifestado puntos de vista contrarios al libre comercio.

Un nuevo sondeo del Centro de Investigación Pew mostró que una mayoría de los electores registrados de Estados Unidos se opone a la polémica propuesta de construir un muro fronterizo.

Un 59 por ciento de los votantes registrados se opone a la propuesta, frente a 38 por ciento que respalda el plan de Trump.

Un estudio prospectivo de Moody’s Analytics estimó por su parte que la guerra comercial prometida por Trump contra China y México podría provocar una recesión no sólo en esos países sino en Estados Unidos.

De acuerdo con el análisis, hasta cuatro millones de trabajadores estadounidenses perderían su trabajo y se dejarían de crear otros tres millones de trabajos adicionales.

Cuestionada sobre si su comentario no sería interpretado como una intromisión en la política de Estados Unidos, Lagarde lo rechazó.

“No porque aplica a todos, a cualquier país tenemos el deber, como custodios de la estabilidad, de comentar sobre las consecuencias económicas de las decisiones”, apuntó Lagarde.

(ntx)