Seleccionar página

En el invierno de 1924 fallecía Vladímir Lenin. La causa oficial según el gobierno: un accidente cerebrovascular, pero muchos historiadores cuestionan esto, pues no tenía ningún factor de riesgo que justifique el ACV.

lenin momia 3

Hay quienes afirman que padecía sífilis, pero la autopsia lo descartó debido a la falta de apoplejía. Otras voces consideran que fue el propio Stalin quien lo asesinó envenándolo, porque fue él quien asumió el poder tras su muerte, pero no hay evidencia de agentes toxicológicos.

Aunque Lenin había expresado su deseo de ser enterrado en San Petersburgo junto a la tumba de su madre, fue Stalin quien impuso su decisión de que el cuerpo de Lenin debía ser embalsamado y colocado en un mausoleo que se edificó en 1924 en la Plaza Roja de Moscú.

Con la desaparición de la Unión Soviética, algunos partidos políticos y diversas personalidades rusas han pedido el desmantelamiento del mausoleo y que los restos de Lenin sean enterrados, pero a la fecha este lugar sigue abierto a las visitas, aunque el apoyo de la población al mantenimiento ha ido en bajada. De ahí que el gobierno ruso destinará este año 13 millones de rublos, casi 300 mil dólares, para la conservación de la momia del que fuera líder soviético.

lenin momia 2

La agencia estatal de contratación publicó en su página web el gasto destinado para la contratación de un proveedor para realizar “el trabajo biomédico de conservación del cuerpo de Vladímir Lenin para que parezca como si estuviera vivo”, pero no suministró el nombre de la empresa.

Los científicos rusos llevan casi 100 años conservando el cuerpo de Lenin para que parezca vivo. Para ello utilizan capas de fluidos bioquímicos que mantienen su estado de conservación. Además, a la momia se le cambia de vestuario cada tres años.

No obstante, el icono de la Revolución Rusa suscita debates en el país en cuanto a si su cuerpo debiera ser enterrado o mantenerse embalsamado de cara al público. Un sondeo online exponía que el 62 por ciento de los rusos está a favor de enterrarlo, una propuesta que el Kremlin siempre ha rechazado.