Seleccionar página

Un paralítico usó un implante en su cerebro y sus pensamientos para mover el brazo, lo que significa un avance en un esfuerzo de una década por recuperar el movimiento de las personas con lesiones en la médula espinal.

implante brazo cerebro1

Ian Burkhart, de 24 años, se convirtió en cuadripléjico hace cinco años después de sufrir un accidente de buceo. Los mensajes de su cerebro para mover sus miembros no pueden llegar a otras partes del cuerpo debido al daño que tiene en su médula espinal.

Investigadores de Ohio State University y Battelle Memorial Institute implantaron un minúsculo dispositivo en la corteza motriz de Burkhart, la parte del cerebro que controla los movimientos. El dispositivo actúa como una “ruta neuronal alterna”, recibiendo las señales del cerebro y enviándolas a una computadora que los decodifica, escribieron los investigadores en la revista científica Nature.

Burkhart se sienta frente a un ordenador que muestra una mano virtual demostrando un movimiento. Después se imagina haciendo el movimiento. Las señales del cerebro son transmitidas y decodificadas, y entonces se suministra un estimulo eléctrico a los músculos utilizando un manguito incrustado con electrodos que se envuelve alrededor de su brazo.

 

Vía Sentido Común Content Partnet de Urban360, www.sentidocomun.com.mx