Seleccionar página

La Fiscalía panameña, apoyada por efectivos policiales, inició ayer una diligencia judicial en las oficinas centrales de la firma Mossack-Fonseca, más de una semana después de estallar el escándalo mundial de los “Papeles de Panamá”.

fiscalia

La acción del Ministerio Público es encabezada por el jefe de la Fiscalía Segunda Contra la Delincuencia Organizada, con la participación de expertos informáticos y financieros, indicó la Procuraduría panameña en un comunicado.

La diligencia está dirigida a “obtener documentación que guarde relación con las informaciones publicadas en los artículos noticiosos que establece la posible utilización de la firma” en “actividades ilícitas”.

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación inició el pasado 3 de abril la divulgación de 11 millones de documentos de Mossack Fonseca, que revelan cómo personalidades de todo el mundo usan supuestos paraísos fiscales para lavar dinero u ocultar fortunas.

El gobierno panameño ha rechazado la calificación de “paraíso fiscal”, aunque como resultado de las revelaciones, Francia volvió a incluir al país del istmo en una lista de países no cooperadores en las acciones a favor de la transparencia fiscal.

Como parte de su ofensiva para limpiar el nombre de Panamá, el gobierno reunió el martes a diversos gremios en la Comisión de Alto Nivel Presidencial para la Defensa de los Servicios Internacionales y Financieros (CANDSIF) para definir las acciones a seguir.

El portavoz presidencial Manuel Domínguez, en su cuenta de Twitter, anunció que se acordó crear un “Comité de Expertos para recomendaciones sobre Plataforma de Servicios” de Panamá, el cual será presidido por el Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz.

(ntx)