Seleccionar página

El actual ritmo de vida en México hace que las personas entre 25 y 40 años padezcan con más frecuencia el síndrome de burnout o de quemarse por el trabajo, luego de experimentar altos niveles de estrés dentro de su entorno laboral.

estres laboral sindrome1
De acuerdo con el estudio de la Escala Mexicana de Desgaste Ocupacional (Emedo), efectuado por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en más de 500 profesionistas, el 100 por ciento presentó algún grado de estrés, mientras que 60 por ciento salió con altos índices de este, además de daños físicos.

El síndrome se presenta por el trabajo, desgaste profesional o agotamiento ocupacional y se detecta por estrés, cansancio físico y mental crónico, actitud fría y despersonalizada, deshumanización, cinismo y sentimientos de inadecuación a las tareas a desarrollar.

A pesar de que presenta todas las características de un síndrome, no se reconoce aún dentro de las clasificaciones psicopatológicas internacionales, del manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV) de la Asociación Americana de Psiquiatría.

Numerosos estudios identifican los síntomas en tres terrenos: el primero, el físico, con alteraciones cardiovasculares como hipertensión o enfermedad coronaria, fatiga crónica, cefaleas, alteraciones gastrointestinales como úlcera duodenal o colon irritable, mialgias, asma, insomnio, disfunciones sexuales, dismenorrea, entre otras.

El segundo son las alteraciones conductuales que se pueden exteriorizar a través de desórdenes alimenticios, abuso de drogas, fármacos y alcohol, conducción temeraria y tabaquismo.

Y en tercer plano las alteraciones emocionales se exhiben con irritabilidad, ansiedad, depresión, baja autoestima, desmotivación, dificultades de concentración, distanciamiento emocional y frustración.

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) indica que México ocupa el primer lugar a nivel mundial en estrés laboral, con jornadas de trabajo excesivas, además de menos días de vacaciones al año que otros países.

Es por esto que es importante concientizar a las empresas de que este síndrome afecta tanto al trabajador como a la compañía. Una persona que empieza por desgaste, cansancio, luego despersonalización y baja realización personal, va a enfermar a otras, señalan especialistas.

Para contrarrestar este síndrome, es recomendable mantener un estilo de vida saludable con ejercicio, alimentación balanceada, descanso, asesoría de un terapeuta psicológico o, en su defecto, meditación u otras técnicas de relajación.