Seleccionar página

Hoy en día para despertarnos a una determinada hora podemos utilizar infinidad de aparatos, desde programar la alerta de nuestro smartphone al típico despertador que se apaga pulsando un botón, pero la realidad es que a nadie le gusta escuchar un sonido en pleno sueño profundo.

despertador 2

Hay constancia de que este artefacto ya existía en la época de los griegos por el año 250 a.C., quienes inventaron algo similar al despertador usando algo tan natural como el curso de las mareas, pero fue hasta 1787 cuando un relojero de New Hampshire, Estados Unidos, inventó un objeto parecido a los despertadores actuales.

Lo normal en la época era despertarse de una manera natural, cuando salía el sol o cantaba el gallo, pero Levi Hutchins debía levantarse a eso de las cuatro de la madrugada, por lo que no había método natural que le avisara que ya era hora.

Hutchins decidió poner una palanca en el número cuatro de su reloj, de manera que cuando la manecilla llegara a tal número, hiciera sonar una campana. El único inconveniente es que este reloj era de alarma fija, y no fue hasta unos años más tarde cuando se inventó el despertador donde se podía seleccionar la hora de la alarma.