Seleccionar página

El reciente anuncio del gobierno mexicano sobre los resultados de un nuevo análisis forense en el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos forzadamente no prueba nada, y sólo juega con el sufrimiento de las familias, negándoles su derecho a la verdad y la justicia, dijo Amnistía Internacional.

PERITOS RECORREN BASURERO DE COCULA

“El gobierno ha presentado un peritaje forense sobre fuego que no prueba absolutamente nada en este caso crítico y, aún peor, se ha atrevido a llamar estos hallazgos ‘conclusivos’”, dijo Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

“Lo único que este peritaje de fuego prueba es que, en algún punto en la historia, hubo un fuego o una serie de fuegos en el basurero de Cocula. Durante meses se ha sostenido que en ese lugar habrían sucedido eventos de fuego durante casi una década. Maquillar esos resultados para presentarlos como algo innovador es un enfoque totalmente burdo”.

“El mundo tiene derecho a saber la verdad sobre este caso”, subrayó.

Cabe recordar que el 1 de abril pasado, la Procuraduría General de la República anunció los hallazgos de peritos nombrados para presentar un nuevo peritaje sobre el destino de los 43 estudiantes desaparecidos en Guerrero en septiembre de 2014.

Según Amnistía, este peritaje de fuego fue llevado a cabo por las autoridades después de que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) presentara resultados que “sólidamente refutaron la teoría gubernamental de que los cuerpos de los estudiantes habrían sido incinerados en el basurero de Cocula”.

El GIEI censuró la divulgación de hallazgos preliminares y consideró roto el acuerdo para colaborar con el gobierno en este aspecto de la investigación forense.