Seleccionar página

Evitar o reducir la pérdida de alimentos podría contrarrestar el aumento de la demanda alimentaria y disminuir los gases de efecto invernadero en el sector agrícola, sugiere una nueva investigación alemana.

comida desperdiciada
Según los investigadores esto es crucial debido a las limitadas opciones disponibles para aumentar la producción de alimentos mientras sigue creciendo la población humana mundial, que se prevé superará las nueve mil millones de personas a mediados de este siglo.

A medida que se incremente la población, la demanda de alimentos podría duplicarse para entonces, aseguran los especialistas y advierten que desafortunadamente en la actualidad un tercio de la producción se pierde o desperdicia cada año.

Expertos del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático y del Departamento de Geo y Ciencias Ambientales de la Universidad de Potsman, Alemania, afirman que una producción de alimentos sostenible y un consumo ajustado beneficiarían al ambiente.

Su estudio proporciona un enfoque sistemático para estimar los residuos de alimentos a nivel del consumidor en una escala país y mundial, según la disponibilidad y las necesidades de productos comestibles.

La estimación de las necesidades de alimentos considera el desarrollo demográfico, el peso corporal y los niveles de actividad física, explican los investigadores en un artículo publicado el pasado jueves en la revista Environmental Science & Technology.

Los excedentes entre la disponibilidad de alimentos y los requerimientos de un país determinado son considerados como residuos de alimentos, añaden.

Refieren que el requisito alimentario mundial pasó de dos mil 300 kilocalorías por habitante (kcal/hab) al día a dos mil 400 kcal/hab diarias durante los últimos 50 años, mientras que los residuos aumentaron por habitante de 310 kcal a 510 kcal por día.

Del mismo modo, las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el excedente de alimentos aumentaron de 130 millones de toneladas de equivalente de dióxido de carbono (Mt eq. CO2) al año a 530 Mt eq. CO2 anual, un incremento de más de 300 por ciento.

Los investigadores prevén que el superávit global de alimentos podría aumentar hasta 850 kcal/hab al día, mientras que las necesidades totales de alimentos crecería solamente entre 2 y 20 por ciento para 2050.

En consecuencia, las emisiones de gases de efecto invernadero asociados a los residuos de alimentos también aumentarían “enormemente”, entre 1.9 y 2.5 gigatoneladas de equivalente de dióxido de carbono (Gt eq. CO2) al año.

Por ello, a fin de garantizar la seguridad alimentaria, es importante reducir la pérdida de alimentos y residuos, adoptar cambios en el estilo de vida y favorecer dietas ricas en vegetales, verduras y frutas, en lugar de más carne y calorías.