Seleccionar página

Según el dicho popular, “el dinero no hace la felicidad”, pero sí puede comprar los más insólitos caprichos. Muchos millonarios adoptan extraños comportamientos y se muestran inmunes a la mirada del otro, pero todo lo que hacen, sin duda, llama la atención.

coches saudi 1

Precisamente, asombro causó en las calles de Londres una flota vehículos de lujo estacionados en las calles de la ciudad. Pero no se trata de cualquier tipo de automóviles, lo más llamativo es que estaban bañados en oro.

Su dueño es nada más y nada menos que Turki bin Abdullah, un joven multimillonario saudí que suele pasar temporadas de descanso en la capital inglesa.

La flota de Abdullah está compuesta por un Lamborghini Aventador, un Mercedes G63 6×6, un Rolls-Royce Phantom Coupe y un Bentley Flying Spur.

El caso se convirtió en noticia luego de que dos de sus autos estuvieran estacionados por días en Knightsbridge, un exclusivo barrio residencial y comercial del centro de Londres, sin importarle la cuenta del parquímetro y las multas. Según Newsweek, recibió una infracción por 576 dólares.