Seleccionar página

A partir de mañana, todos los viernes de abril y mayo serán festivos en Venezuela, por lo que la semana laboral en ese país se reduce de cinco a cuatro días, como parte del plan para combatir la escasez de energía eléctrica.

elect venez

El presidente venezolano Nicolás Maduro tomó la medida en el marco del plan especial de ahorro energético por 60 días para contrarrestar la sequía causada por el fenómeno meteorológico conocido como “El Niño”.

El anuncio no precisa si la medida está dirigida al sector público o privado. El “plan de atención de la emergencia” será de ocho semanas durante las que Maduro pidió “la máxima colaboración de todo el país”.

“Con la máxima colaboración ciudadana de todos los venezolanos, nosotros (debemos) asumir a partir de hoy, hasta el 6 de junio, este plan de 60 días para poder pasar el momento mas difícil, de mayor riesgo, y estoy seguro que lo vamos a superar”, expresó Maduro durante el programa Con El Mazo Dando, transmitido por la estatal Venezolana de Televisión (VTV).

También figura “el establecimiento del Estado Mayor Eléctrico permanente en El Guri” (represa hidroeléctrica en el estado Bolívar, sur).

Asimismo, ordenó ampliar la capacidad de autogeneración eléctrica de los centros comerciales, que pasará de cuatro a nueve horas, y aquellos que no alcancen esa capacidad, serán objeto de “medidas especiales para garantizar el ahorro”, dijo.

“Frente a situaciones extremas de la naturaleza, conciencia extrema”, expuso el mandatario venezolano que pidió tener “disciplina”.

El presidente pidió responsabilidad a los usuarios particulares en el uso privado de electrodomésticos, aires acondicionados y secadores de cabello.

“Si no logramos impactar el ahorro residencial, todas estas medidas sencillamente no sumarían lo suficiente”, indicó.

Maduro destacó que los efectos de la sequía provocados por El Niño han sido potenciados por el cambio climático: “Con el calentamiento de las temperaturas, ahora lo genera en grado extremo, sequía extrema”.

El Niño es un fenómeno climático cíclico que provoca estragos a nivel mundial, siendo las más afectadas América del Sur y las zonas entre Indonesia y Australia, provocando con ello el calentamiento de las aguas sudamericanas.

Las autoridades han explicado que las medidas buscan enfrentar las consecuencias de la sequía ocasionada por el fenómeno climático “El Niño” que ha disminuido los niveles de la represa de El Guri, la principal reserva de generación hidroeléctrica del país, y de varios embalses, a niveles críticos.

Asimismo, se ha establecido un plan para el racionamiento de agua que establece un suministro de unas pocas horas en varias zonas del país sudamericano.

(ntx)