Seleccionar página

Seguro que en más de una ocasión hemos sentido acidez de estómago a la hora de entrenar y esto nos ha impedido realizar el entrenamiento de manera adecuada.

acidez ejercicio 1

La acidez, por norma general, se traduce en un ardor estomacal que nos sube por todo el cuerpo hasta la garganta y que hace que nos sintamos mal en rasgos generales. Este malestar lo que hace es frenar nuestra evolución y desempeño a la hora de entrenar. Por ello es importante saber las causas y cómo evitarla.

La acidez se debe principalmente a que la válvula que separa el esófago del estómago no se cierra bien. En este caso lo que sucede es que los ácidos que intervienen en la digestión acaban por impregnar todo el aparato digestivo, produciendo en nosotros esa desagradable sensación de acidez. Pero a veces las causas son meramente nutricionales o a consecuencia de una hernia de hiato que deberá ser diagnosticada por un médico y tratada.

Normalmente la actividad en la que aparece más la acidez suele ser al correr. Esto suele deberse sobre todo al riego sanguíneo. Al hacer ejercicio, el riego se concentra en las partes utilizadas para la ejecución de ese ejercicio, relegando a un segundo plano el aparato digestivo. Esta escasez provoca que la válvula que debe cerrarse no lo haga del todo, propiciando la aparición de la acidez. Por ello lo recomendable es no acudir nunca a hacer ejercicio con el estómago lleno, de este modo evitaremos situaciones como esta.

acidez ejercicio 3

Pero la alimentación tiene una parte de protagonismo importante a la hora de hacer que aparezca la temida acidez. Seguir una dieta inadecuada puede ser la causa de este malestar. Lo recomendable es eliminar o reducir drásticamente la ingesta de cafeína o sustancias excitantes, además de picantes en exceso o alimentos muy ácidos como el tomate o los cítricos. El abuso de las grasas y los fritos es también una causa de acidez de estómago.

Otra recomendación es acudir a entrenar con el estómago vacío o una hora y media después de haber comido. A esto hay que sumar la importancia de cuidar la dieta y para ello debemos evitar las comilonas realizando pequeñas comidas cada tres horas. Si los episodios de acidez son habituales lo mejor es recurrir a un médico, ya que igual el deporte no tiene tanta culpa como creemos.