Seleccionar página

La hemodiálisis, una manera de limpiar desechos y el exceso de líquidos en la sangre por medio de una máquina, eleva la presión intraocular a niveles que podrían exacerbar o aumentar el riesgo de desarrollar glaucoma.

hemodialisis 2

En un estudio de la Universidad de Illinois, realizado a 49 pacientes, la presión intraocular aumentó 3.1 mm Hg durante la hemodiálisis, y superó el umbral de alto riesgo para el glaucoma de ángulo abierto.

Los investigadores advirtieron sobre poner especial atención a esta posible asociación y evaluar a ciertos pacientes para controlarles la presión y reducir su presión intraocular durante las sesiones de hemodiálisis.

Asimismo, se observó que los valores de presión intraocular aumentaron significativamente en ambos ojos durante el proceso. Por ejemplo, 15 minutos antes de la sesión la presión del ojo izquierdo pasó de 17.7 mm Hg a 19.2 mm Hg; y a 20.8 mm Hg 15 minutos después de finalizada.

En tanto, la presión sanguínea se redujo 5.8 mm Hg y la presión de perfusión ocular lo hizo en promedio entre 8.7 y 8.9 mm Hg.

Finalmente, se sugirió que oftalmólogos y nefrólogos trabajen en conjunto para que los pacientes de alto riesgo, como aquellos con glaucoma avanzado, superen las sesiones de hemodiálisis con niveles adecuados de presión sanguínea y de perfusión ocular.