Seleccionar página

El bicampeón de Fórmula Uno, Emerson Fittipaldi, enfrenta graves problemas financieros en Brasil, donde las autoridades confiscaron trofeos y autos de carrera de su museo personal.

fittipaldi 2

Entre los autos confiscados están uno conducido por el brasileño en la F1 y otro con el que ganó la Indy 500 en 1993.

La oficina de prensa de Fittipaldi emitió una declaración en la que dijo que las dificultades son “resultado de la inestabilidad financiera y política” en Brasil, que está en una crisis política y enfrenta su peor recesión en décadas.

Los problemas de Fittipaldi salieron a la luz en un reporte de televisión el fin de semana. Las revelaciones fueron una sorpresa para la mayoría de los brasileños, pues Fittipaldi era considerado un empresario exitoso luego de sus días al volante.

Además de los vehículos y otros objetos confiscados, las autoridades se llevaron computadoras y muebles de la mansión en Sao Paulo donde está ubicado su museo. Así mismo, se congelaron algunas de las propiedades y bienes del expiloto.

Al parecer, Fittipaldi enfrenta más de 60 demandas de bancos y otras entidades que demandan pagos y se especula que las deudas alcanzarían casi ocho millones de dólares.