Seleccionar página

El presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, archivó ayer 7 pedidos de juicio político contra la mandataria Dilma Rousseff y 2 contra el vicepresidente Michel Temer, quien rompió con la mandataria.

dilma

“Hoy despaché nueve (pedidos de juicio político), aún quedan algunos contra la presidenta Dilma, unos cinco o seis que todavía no hubo tiempo de tramitar”, dijo Cunha a periodistas, según informó la agencia de noticias Brasil.

Cunha, del ahora opositor Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), es el principal impulsor de los procesos contra Rousseff, y Temer, integrante del mismo PMDB, rompió la semana pasada la alianza con el oficialista Partido de los Trabajadores (PT).

Este lunes, en la octava reunión de la comisión especial que analiza los pedidos de juicio político contra la presidenta, el abogado general de la Unión, José Eduardo Cardozo, argumentó durante unas tres horas en contra de los argumentos para destituir a la mandataria.

Cardozo sostuvo que las acusaciones contra Rousseff contienen vicios de procedimiento y carecen de presupuestos jurídicos, y acusó al presidente de la Cámara de actuar “en venganza” contra la presidenta, lo que sería suficiente para archivar el proceso.

“El proceso de ‘impeachment’ (juicio político) fue abierto en represalia, como venganza. Esa es una verdad inexorable. Eso es desvío de poder, de finalidad, y deslegitima el proceso. Se pide por lo tanto el archivamiento del proceso”, declaró.

El abogado de la nación sostuvo que apartar a un presidente electo en un régimen presidencialista sólo puede ocurrir en situaciones extremas e hipótesis excepcionales, y “jamás puede ser destituido por cuestiones banales.

“La Constitución Federal es clara: el presupuesto jurídico (para una destitución) es la ocurrencia de los llamados crímenes de responsabilidad. Si no hay hechos, no puede haber cese del mandato de un presidente”, recalcó.

“El presidente de la República, en la vigencia de su mandato, no puede ser responsabilizado por actos extraños al ejercicio de sus funciones”, indicó, en referencia a que las acusaciones se refieren a actos de los órganos administrativos del gobierno y no por Rousseff.

(ntx)