Seleccionar página

El presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Edgar Elías Azar, aseguró que los jueces de la Ciudad de México están listos para que en junio próximo se establezca el Sistema Penal Acusatorio.

elias azar juzgador

“Vivimos en el centro de una gran revolución pacífica de la justicia que nosotros los juzgadores vimos nacer hace apenas unos años y ahora llegamos a sus primeros desenlaces, luego de trabajos arduos que no han reconocido tregua, ni antes, ni ahora, y que ya sabemos, porque podemos, que esteremos puntualmente los jueces de la Ciudad de México y llegaremos puntualmente a nuestra cita constitucional”, indicó.

En el marco de la ceremonia para conmemorar el Día del Juzgador Mexicano, exhortó a los jueces y juezas a cuidar con celo la soberanía y la independencia judicial.

“Vayamos todas y todos encabezados por nuestros campeones, ustedes los jueces a librar nuevas, mejores y victoriosas batallas por la justicia para todos, ustedes los gladiadores de la justicia del pueblo”, afirmó.

Elías Azar añadió que es posible atisbar lo que les espera a los juzgadores, y que no buscan resignadamente el futuro de la justicia, sino que se esfuerzan por advertir y empezar a construir la justicia del futuro.

Señaló que esa justicia será diferente a las tradiciones que han vivido como herencia de la Colonia, así como de un México independiente y convulso y otro postrevolucionario, para arribar finalmente al tercer milenio que exige otros medios, nuevas manera, derechos expandidos, personas informadas y leyes novedosas.

“Y un país que se mueve a su ritmo y con su rumbo y una sociedad que no deja de tener hambre y sed de justicia. Hoy tenemos más posibilidades de hacer expedito y rápido el acceso a la justicia. Hoy la humidad nos ha entregado nuevas ciencias y tecnologías para hacer la vida más eficaz y funcional”, añadió.

Reconoció que se viven retos inéditos y de compromisos enormes, y que no son solo una generación más de juzgadores, sino de cambio y de revolución que implica modificar muchas cosas.

Finalmente, indicó que ejercer la función jurisdiccional está muy lejos de ser un privilegio para una élite de juristas, pues es mejor mirarlo como una severa responsabilidad social y con la ley entregada en manos de hombres y mujeres comprometidos con la justicia, pero sobre todo con la comunidad.

(ntx)