Seleccionar página

Todo el mundo manda emojis cuando envía mensajes de texto o Whatsapp; lo que es muy cierto es que estos iconos no siempre son interpretados en el sentido que van dirigidos. Tal es el caso de un chico que terminó en la cárcel por mandarle a su exnovia el emoji de pistola.

emoji pistola 2

Bilal Azougagh, de 22 años, fue condenado a seis meses de prisión por enviar a través de Facebook un emoji “violento”. El tribunal francés que lo sentenció calificó su mensaje como una “amenaza a través de una imagen”.

El hombre explicó que terminó su relación en muy malos términos, y enviaba constantemente mensajes de texto y chats a través de Facebook, a su exnovia, en los cuales incluía el mencionado emoticón.

La joven señaló ante el juez que comenzó a tener pesadillas a causa de los mensajes y llegó a un punto en que no quería salir de su casa. La defensa del acusado expresó sus dudas sobre aquello de que el emoji podía causar un impacto tan negativo en una adolescente.

A pesar de que Francia no tiene legislación relativa a los emojis, el juez consideró que el icono de arma vulnera el artículo 222-17 del código penal francés, la cual trata sobre las amenazas de muerte.