Seleccionar página

La tradición islámica alienta a las mujeres a ser modestas en su vestir y cubrir su cuerpo, pero eso no significa que no puedan vestir a la moda y expresar su propio sentido del estilo, en especial aquellas mujeres musulmanas modernas que viven en occidente, quienes tienen muchas diferentes opciones para expresar su personalidad de una manera que respete sus creencias.

dolce gabbana hiyab 5

Actualmente, se sabe que el mercado musulmán mueve 230 mil millones de euros anuales, lo que no ha pasado inadvertido por grandes firmas del mundo de la moda y también por marcas “low cost”, que están apostando por sacar líneas inspiradas en los códigos islámicos, tal como sucedió a principios de año cuando Dolce & Gabbana presentó una colección con velos, túnicas y faldas hasta los tobillos.

Ahora es la cadena sueca de distribución H&M la que adaptó prendas para llegar al público femenino musulmán, mientras que la cadena inglesa Mark & Spencer, lanzó modelos propios de “burkinis”, una combinación de leggings, túnica y velo hijab, como traje de baño.

No obstante, la proliferación de la “moda musulmana” en Francia ha abierto un nuevo debate de fondo, culturalmente sensible y políticamente inflamable.

moda islamica 2

En un país en el que se calcula que habitan entre cinco y seis millones de musulmanes, la tentación de la moda islámica es un mercado que grandes marcas consideran “esperanzador”, pero que se está dando en un momento sensible, tras los recientes atentados yihadistas de Bruselas y en noviembre en París.

Las opiniones sobre si los escaparates europeos deben mostrar prendas que tapan el cuerpo de la mujer son de todo tipo, algo que no es nuevo en las calles y en los organismos públicos, pero ahora en las vitrinas de las tiendas de París con el fin de captar nuevos consumidores, sí lo es.

Esto llevó a que la ministra francesa del Derecho de la Mujer, Laurence Rossignol, calificara de “irresponsables” a las empresas que apuestan por esta estrategia. “No puede admitirse como banal o anodino que estas grandes marcas inviertan en ese mercado. Está claro que muchas mujeres eligen libremente ese tipo de ropa, pero, desde mi punto de vista, las marcas y distribuidores de esos productos están haciendo la promoción del encierro del cuerpo de la mujer en una suerte de cárcel del islam político”.

moda islamica 1

H&M ya respondió al asegurar que sus “colecciones permiten a cada uno vestir su personalidad, pero no animan a elegir un modo de vida en particular”. Ya el pasado septiembre, la firma había lanzado una campaña de concientización del reciclado de ropa con una modelo musulmana de 17 años, la primera con hiyab que encabezaba un anuncio de la cadena sueca.