Seleccionar página

Mañana entrará en vigor nuevamente el horario de verano, que consiste en adelantar una hora el reloj. A partir de ahora tendremos más horas de sol al día, pero todos estos cambios acaban por afectar nuestro biorritmo.

horario de verano 2

En torno a este tema existe un debate desde hace años, ya que esto hace que tengamos una serie de desajustes que pueden afectar a nuestro rendimiento general a la hora de ejecutar diferentes acciones cotidianas. Por ello, queremos detenernos en las diferentes formas en las que el cambio de horario nos puede afectar:

Más horas de luz que atrasan nuestros hábitos de vida

En primer lugar vamos a destacar que las horas de luz que vamos a tener a lo largo de la jornada son más. En primavera y verano los días son más largos, pero con el cambio de horario aún los alargamos más. Esto hace que nuestros hábitos de vida se atrasen más, haciendo que también se atrase el momento de acostarnos. Esto trae consigo dormir menos horas, pues al amanecer antes, el cuerpo tiende a despertarse antes también.

El organismo está más activo

Tener estas horas de sol extra hace que nuestro organismo se mantenga activo por más tiempo, haciendo que tengamos menos ganas de acostarnos y que además retrasemos los horarios de las comidas, sufriendo un desajuste importante en las costumbres. Atrasamos la cena, una de las comidas que debemos hacer como mínimo dos horas antes de acostarnos. Esto también influirá en la calidad del descanso nocturno.

horario de verano 3

Hábitos para evitar dormir mal con el cambio de horario

Para evitar esto debemos tomar una serie de medidas para que el cambio de hora no nos afecte en gran medida. Ante todo es necesario normalizar la vida y adaptarnos al nuevo horario. Pero para descansar mucho mejor y más rápido podemos cenar a buena hora para acudir a dormir con la digestión hecha. Además, es recomendable no ingerir bebidas excitantes con cafeína que nos puedan perturbar el sueño y hacer que tardemos más en dormir.

Practicar deporte para adaptarnos mejor al cambio de horario

Como siempre, la práctica deportiva es un perfecto aliado para conciliar mucho mejor el sueño y encontrarnos mejor de manera general mientras nos adaptamos a la nueva hora. Eso sí, es recomendable no practicar actividad deportiva antes de acostarnos, para no estar agitados y sea complicado conciliar el sueño. Practicar deporte en una hora más temprana nos ayudará a conciliar mejor el sueño en la noche y descansar mejor.