Seleccionar página

¿Cuántas veces has escuchado a alguien hablar y te das cuenta que por cada palabra que dice se le escapan otras innecesarias, llamadas coloquialmente muletillas?

muletillas 1

Una muletilla es toda aquella palabra o frase que repites mucho y no aporta nada a tu mensaje, de hecho lo afecta negativamente, ya que proyecta falta de dominio del tema, inseguridad, poco “expertise” al hablar en público, y falta de vocabulario.

Las muletillas más comunes son: “bueno”, “este”, “eh”, “¿verdad?”, “¿no?”, “y…”, así como toda frase que de manera inconsciente repites constantemente, por ejemplo “finalmente”, “¿me explico?”, etc.

En materia de comunicación siempre “menos es más”. Eliminar las muletillas de tu forma de hablar es fundamental para proyectar una imagen profesional. Ser concreto, decir lo que se piensa sin el uso de muletillas, es una de las habilidades que toda persona debe dominar para tener más impacto cuando habla en público, en una reunión de negocios, una conferencia y, por supuesto, en su vida personal.

Las muletillas aparecen por varias razones, pero principalmente por los nervios y no escucharse a sí mismo al hablar y corregirse. En cualquiera de los dos casos es importante entender que cuando el cerebro une dos ideas, hace una pausa; lo ideal sería que este proceso nadie lo notara, pero los nervios y la falta de escucharse a uno mismo provoca que las muletillas se digan.

muletillas 3

La mejor manera de saber si recurres a muletillas es grabarte, ya sea en voz o en video, pero te será más útil si lo haces en una conversación coloquial.

Para lograr eliminar las muletillas, debes forzar a tu mente a hilar varias ideas y uno de los mejores ejercicios es decir “todo lo que hiciste” el día de ayer y darte cuenta cuántas muletillas dices. Una vez que hagas esto el reto es identificar cuando estás a punto de decirla y convertirla en un silencio y continuar.

Con esto no queremos decir que seas tú quien tenga el problema. Escucha con atención a los demás a partir de hoy y comprobarás que muchas personas hablan con muletillas, perdiendo mucho impacto.

Habla sin muletillas y serás percibido con más seguridad y dominio del tema, aunado a que tu comunicación será también más elegante.