Seleccionar página

David Oliva Uribe es  un Ingeniero en Electrónica que además posee una Maestría en Sistemas de Manufactura. Desde 2007 se ha dedicado a trabajar en universidades de Alemania y Bélgica para crear un bisturí inteligente, capaz de detectar entre el tejido sano y enfermo en uno de los órganos más delicados, el cerebro.

La neurocirugía es uno de los campos médicos más complejos, tanto que requiere trabajar a nivel microscópico, nivel al que el más mínimo error puede resultar fatal.

Este bisturí tomará acción dentro del quirófano cuando otros medios, como la resonancia magnética, determinen la existencia de un tumor, y la necesidad de extirparlo. Dicho instrumento posee una punta esférica de menos de un milímetro de diámetro en la que hay sensores piezoeléctricos, capaces de diferenciar el tejido sano del tejido enfermo, y al detectar el tumor emitir una señal auditiva o visual al médico.

Actualmente, el único modo en el que un neurocirujano puede detectar que el tejido es maligno es a través del microscopio o las herramientas de manipulación, mismas que le transmiten la textura de ese tejido, por lo que este bisturí inteligente podría aumentar la precisión de los cortes y preservar la mayor cantidad de tejido sano posible.

Si bien es cierto que este desarrollo se ha hecho fuera del país, también es cierto que el talento proviene de un mexicano que busca desarrollar sus capacidades y ayudar a otros a tener una mejor calidad de vida.

ISC. Javier Hernández