Seleccionar página

Moody’s Investors Service, una de las principales agencias calificadoras, recortó la perspectiva de la calidad crediticia de México ante los retos fiscales y económicos que enfrenta el gobierno por la caída del precio del petróleo y la menor actividad económica mundial.

moodys

Si bien la agencia mantuvo la calificación de ‘A3’ que asignó a la segunda mayor economía de América Latina en febrero de 2014, o el séptimo sitio en su escala de inversión global de 10 lugares, la perspectiva pasó de ‘estable’ a ‘negativa’, una decisión que podría implicar un recorte futuro a la calificación crediticia de México.

Si eso ocurriera, el gobierno y las empresas mexicanas muy probablemente tendrían que pagar más por pedir prestado en el extranjero.

“La principal razón de la decisión de Moody’’s de cambiar el panorama son los crecientes retos que enfrenta el gobierno para alcanzar una consolidación fiscal”, dijo la agencia calificadora en un comunicado.

La decisión de Moody’’s sorprendió a analistas e inversionistas. “Por primera ocasión Moody’’s asigna una perspectiva negativa al rating soberano de México”, dijo el banco de inversión estadounidense JP Morgan, en un reporte en el que calificó la medida como un evento sin precedente.

Claro que el recorte a la perspectiva no generó aún gran preocupación, por ser evaluado como una acción neutral sobre la valuación de los activos mexicanos, que incluso venían ya sufriendo cambios negativos en sus recomendaciones.

En el comunicado en que Moody’’s reveló su decisión de recortar la perspectiva crediticia de México, la agencia reconoció “el fuerte compromiso” de las autoridades para alcanzar la consolidación fiscal y contener las presiones de liquidez que está generando la empresa petrolera estatal, Petróleos Mexicanos, por ser la que aporta 29% de los ingresos totales del gobierno federal.

Sin embargo, esa presión fue la que la llevó a cambiar la perspectiva de la calificación de México.

El factor determinante para el ajuste en la perspectiva fue el incremento de los riesgos económicos y fiscales que enfrenta el gobierno de Enrique Peña Nieto para alcanzar la consolidación fiscal ante menores ingresos petroleros.

Además, el lento crecimiento económico y el entorno de bajos precios del petróleo han reducido también los márgenes de maniobra de las autoridades financieras.

Por último, la caída del peso frente al dólar ha deteriorado también ciertos indicadores que desdibujan el panorama financiero y económico de México.

La deuda del país, por ejemplo, pasó de representar 27.9% del producto interno bruto en 2011 a 34.5 el año pasado.

El endeudamiento “continuará incrementándose gradualmente, pero probablemente se estabilizará alrededor de 37% como proporción del PIB en 2018”, dijo Moody’’s.

Otro evento que originó la baja de la perspectiva es el riesgo que supone para el balance fiscal del gobierno la decisión de apoyar a Pemex.

“Dependiendo el tamaño de las necesidades de financiamiento [de la petrolera], Moody’’s cree que el impacto de ese apoyo podría contrarrestar los esfuerzos alcanzados de consolidación fiscal, prevenir la estabilización del ratio de deuda hacia 2018 y empujar el endeudamiento federal por encima de 40% como proporción del PIB”, escribieron los expertos de la agencia, Jaime Reushe y Anne Van Praagn, en el comunicado en el que Moody´s reveló su decisión de recortar la perspectiva crediticia del país.

El cambio de perspectiva de Moody’’s se da luego de que en noviembre redujo la calificación de Pemex a ‘Baa1’, o un escalón por debajo de la calificación soberana. En enero, la agencia degradó además la perspectiva de Pemex.

México logró entrar al grupo de naciones con calificación ‘A’ en febrero de 2014, cuando Moody’s colocó la deuda de México en la escala de ‘A3’ como respuesta a la aprobación e inicio de la puesta en marcha de las reformas estructurales.

El otro país en Latinoamérica que tiene esta calificación es Perú. El país sudamericano también la obtuvo en 2014, y ambas naciones son sólo superadas en América Latina por Bermuda con una calificación de ‘A1’ y Chile con ‘Aa3’, que es el país de la región con la mejor calificación.

 

Vía Sentido Común, Content Partner de Urban360 www.sentidocomun.com.mx