Seleccionar página

En la década de los ochenta la población, los autos, las fábricas y la contaminación en el entonces llamado Distrito Federal, se habían disparado. Tan solo en el Área Metropolitana funcionaban cerca de 30 mil industrias y circulaban casi dos millones de vehículos, lo que dejaba miles de partículas tóxicas y toneladas de monóxido de carbono en el aire.

contingencia ambiental 4

A mediados de esa década, comenzaron a presentarse las inversiones térmicas y en enero de 1986, se superó por primera vez en la historia de la Ciudad de México la marca de 300 puntos IMECA (Índice Metropolitano de Calidad del Aire).

Mientras algunos funcionarios trataban de calmar a la población asegurando que las inversiones térmicas en la Ciudad de México eran sólo “eventos excepcionales”, especialistas de la UNAM hicieron saber que estas se habían repetido 220 veces en un año, y urgieron a tomar medidas para detener los altos índices de contaminantes.

Tres años después, el 20 de noviembre de 1989, se implementó como “medida temporal”, el programa “Hoy no Circula”, con el fin de retirar de la circulación, en los día laborales, el 20 por ciento de los autos particulares, sin importar si eran nuevos o no.

Este argumento hoy vuelve a tomar relevancia ante el anuncio el día de ayer de aplicar temporalmente el programa “Hoy no Circula”, que incluye a los autos con engomados “0” y “00”, y solo ciertas excepciones podrán circular sin problema.

hoy no circula df

Pero así como esto fue lo más sonado del día, también saltó el tema de si realmente fue positivo en aquellos años el programa. Y es que lejos de mejorar la vialidad por un rato, también ocasionó que el parque vehicular creciera, debido a que un sector de los automovilistas se hizo de un automóvil “de refacción” para el día que no circulaba.

A esto habría que sumarle las escasas políticas en materia de transporte público que se tomaron desde aquellos años ochenta y salvo excepciones como la construcción de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, la flotilla con la que se cuenta no da para movilizar no solo a la gente de la Ciudad de México, sino también aquella que vive en la zona conurbada del Valle de México, independientemente de las condiciones de mantenimiento y seguridad que se le dan a las unidades.

Desde que comenzó la reciente administración local, se ha apostado por muchas políticas que buscan que la Ciudad de México se convierta en una ciudad “ecofriendly”, donde se pueda garantizar un mejor ambiente y movilidad; sin embargo, éstas han sido realmente catastróficas e incluso han enfrentado a la sociedad mexicana.

Ley hoy no circula

En 2014 se realizó una actualización del programa “Hoy no Circula” en la Ciudad de México, en la que se proponía sacar de la circulación más de 500 mil vehículos diarios de una flota vehicular que en el Valle de México es de más de cinco millones, muchos de ellos con tecnología obsoleta, consumiendo además gasolina de mala calidad.

Esta estrategia tenía sus limitaciones y finalmente no procedió tal como lo habían estipulado desde un inicio, por lo que, luego de una sentencia de la Suprema Corte, tuvo que ser modificado para que la restricción al circular fuera por emisiones y no por año de modelo del automóvil.

Apenas hace dos semanas, fuimos testigos de que realmente la actualización en el programa fue un rotundo fracaso, debido a la ineficacia y simulación en el tratamiento del problema de la contaminación del aire en la Zona Metropolitana del Valle de México. Esto llevó a tomar nuevamente la decisión de aplicar el “Hoy no Circula”, incluyendo autos particulares aunque sean de recién adquisición.

precontingencia

En estos días, las posturas han sido “de todo un poco” entre ciudadanos, especialistas y hasta periodistas. Si bien es cierto que en la Constitución Política se garantiza que todo mexicano tiene derecho a disfrutar de un ambiente sano, el pretender implementar el “Hoy no Circula”, por sí solo como hace más de 30 años sin que haya una solución integral de áreas críticas en movilidad, es una medida que de manera aislada no resolverá nada, sobre todo para hacer frente a un problema que requiere de respuestas más amplias, más estructurales, y que involucra y requiere diversos niveles de acción gubernamental.

Esas áreas críticas que habría que enfrentar requieren de una verdadera voluntad y capacidad para atacar, resolver y dar una respuesta efectiva a la contaminación. El “Hoy No Circula” debería ser sólo un instrumento de política complementario de estrategias que se dirijan a resolver estos temas centrales.

Una verdadera estrategia debería desincentivar el uso de todos los vehículos y en el mayor tiempo posible, pero el “Hoy No Circula” se enfoca solamente en restringir parcialmente el uso de ciertos automóviles, ya que sólo aplica a una fracción de los vehículos y la restricción es, cuando mucho, a dos días por semana, en lugar de que se restrinja el uso cotidiano de los vehículos. De tal suerte que son pocos los efectos directos esperados sobre la congestión y la contaminación.

verificacion vehicular

Una falla, ya no del diseño sino de la instrumentación de esta estrategia, es que el programa de verificación vehicular dista de operar con transparencia y eficiencia. Es por muchos conocida la flaqueza de cómo operan algunos verificentros para otorgar uno u otro holograma.

A eso se le suma el deficiente transporte público con el que cuenta la ciudad, uno contaminante y altamente inseguro, con fallas de interconexión, lo que provoca que el automovilista se niegue a bajar del coche.

El programa debe sustituirse, o bien, complementarse con otro tipo de medidas como las anteriormente mencionadas, además de otras que podrían generar ingresos significativos a los gobiernos que las instrumenten, incluso que han probado su éxito en otras ciudades del mundo y que son más eficaces para lograr que los automovilistas hagan un uso más racional de sus vehículos. Por supuesto, esto no será una opción equitativa si no se ofrecen verdaderas alternativas de movilidad y transporte público.

 

En Urban360 nos interesa escucharte, comparte tu opinión sobre este tema en Twitter o Facebook.