Seleccionar página

La revista satírica francesa Charlie Hebdo, que sufrió en 2015 un atentado yihadista por hacer valer el derecho a la libertad de expresión con su humor negro, no iba a contenerse ahora en su número dedicado a los atentados de Bruselas del pasado 22 de marzo.

charlie hebdo bruselas 1

En una portada titulada “Bélgica confundida”, firmada por Riss, retrata sobre un fondo con los colores de la bandera de sus vecinos, al cantante belga Stromae. Conocido por su maestría para hacer canciones bailables con letras dramáticas, Riss utilizó precisamente su tema “Papaoutai”, que escribió sobre la ausencia de la figura paterna.

En la imagen se ve la caricaturización del músico, quien pregunta “¿Dónde estás papá?”, mientras piernas y brazos mutilados que le rodean señalan “Aquí”, “También aquí”, “Y aquí”.

Por lo pronto, la familia del cantante expresó su indignación por la última portada del semanario satírico y recordó que Stromae dedicó esa canción a su padre, que falleció en un genocidio en Ruanda y fue mutilado.

Como suele ser habitual, hay quienes se mostraron molestos por la crudeza del humor de Charlie Hebdo, al considerar la portada “de mal gusto”, pero en una muestra inédita por parte de los usuarios en redes sociales, devolvieron el golpe “punzante”, de la misma forma con humor negro.

charlie hebdo bruselas 2

En otra imagen que comenzó a viralizarse se puede observar al conocido personaje Wally, de  “¿Dónde está Wally?, que en el mercado francés y belga fue bautizado como Charlie, preguntando precisamente “¿Dónde está Charlie?”, jugando con el título de la revista.

En torno a la caricatura, los restos humanos como pies, manos y ojos, responden “Aquí”, “También aquí”, “Y aquí”, teniendo de fondo la bandera de Francia. Esta vez, fueron los medios franceses los que protestaron por el mal gusto de los belgas, al tratar de emular a una revista, cuyos principales dibujantes fueron asesinados por dos yihadistas.

Pero por increíble que parezca, pese a estas críticas, los belgas “dulcificaron” ligeramente la agresividad de la imagen al mostrar a “Wally-Charlie” llorando.