Seleccionar página

La sensación de soledad tiene más consecuencias negativas para la salud que tener una red social pequeña, un escaso contacto con los miembros de la red o unas relaciones poco cercanas, según un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid.

la soledad chica

La diferencia entre sentirse solo y estar solo es que la soledad es un sentimiento subjetivo donde la persona experimenta la ausencia de relaciones personales satisfactorias. En cambio, estar solo es una medida objetiva del número de contactos o relaciones que una persona tiene en su red social. En este sentido, una persona puede sentirse sola estando rodeada de su pareja, familiares y amigos; y otra persona puede no sentirse sola aun teniendo una red social reducida.

Investigadores del departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), en un trabajo publicado en la revista PLOS ONE, evaluaron la conexión existente entre la red social de una persona y el sentimiento de soledad, y la salud.

El equipo observó que sentirse solo está más relacionado con la salud que tener una red social pequeña, un escaso contacto con los miembros de la red o unas relaciones poco cercanas.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores llevaron a cabo un estudio en el que entrevistaron a 10,800 adultos de España, Finlandia y Polonia. Para ello, utilizaron, por un lado, la escala de soledad de la Universidad de California, Los Ángeles con la finalidad de evaluar los sentimientos de soledad. Y, por otro lado, y con la intención de medir la red social de los entrevistados, realizaron diversas preguntas relacionadas con el número total de personas con las que la persona entrevistada podía contar, cuál era la frecuencia con la que se veían y el nivel de cercanía de la relación.

Se hallaron pequeñas diferencias entre las puntuaciones acerca de la soledad obtenidas entre los distintos países, siendo Polonia el que más personas afirmaban sentirse solas, seguido por España y Finlandia.

También se apreció que son las personas mayores las que reportan más sentimientos de soledad que los jóvenes.

Por otra parte, cuando los investigadores analizaron los tres componentes de la red social, constataron que la frecuencia del contacto entre sus integrantes tenía una implicación significativa en la salud de las personas. Es decir, ver frecuentemente, cara a cara, a amigos, familiares y vecinos está más asociado a poseer buena salud que tener un gran número de personas con las que se pueda contar o que nuestra relación con esas personas sea muy cercana.

 

Fuente: SINC