Seleccionar página

El vicecoordinador de los diputados del PRD en la Asamblea Legislativa, Raúl Flores, planteó que la Contraloría General de la Ciudad de México realice una auditoría a la gestión de Joel Ortega cuando fungió como director del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro.

joel-ortega

En conferencia de prensa, el perredista indicó que la propuesta es con la finalidad de conocer el destino de los recursos obtenidos por el incremento de la tarifa del boleto del Metro a cinco pesos realizada a finales de 2013.

Además sugirió que la auditoría se extienda hasta la administración de Jorge Gaviño, actual director del Metro, a fin de que haya una comparación entre la anterior gestión y la actual, pues en su opinión “actualmente el Metro está trabajando mucho mejor”.

Flores sostuvo que esta auditoría es necesaria, ya que cuando Joel Ortega estuvo al frente del Metro, este Sistema de Transporte Colectivo estuvo literalmente paralizado.

Por ello adelantó que plantearán el asunto durante la comparecencia del contralor general de la Ciudad de México, Eduardo Rovelo Pico, que se llevará cabo ante el pleno de la Asamblea Legislativa mañana miércoles.

Además, abundó, la fracción perredista presentará el próximo jueves un punto de acuerdo para promover la auditoría al Metro durante la gestión de Ortega Cuevas, y tener certidumbre sobre cuál fue el destino de los recursos y si se invirtieron o no oportunamente.

Insistió en que la ciudadanía tiene derecho a conocer qué ha pasado con la Línea 12 del Metro y sobre el destino de los recursos, pues “es fácil firmar un aumento del Metro y otra no responder a las peticiones de información”.

Sentenció que todos los involucrados en el manejo de recursos del Metro durante la dirección de Joel Ortega, tendrán que responder sobre el papel que jugaron, incluido el diputado local de Morena, Alfonso Suarez del Real, funcionario involucrado en las finanzas del metro.

Raúl Flores aseveró que esta petición “no es una vendetta” contra de Joel Ortega, sino una función propia de los diputados: pedir cuentas; lo raro y omiso sería no exigirlas.

(ntx)