Seleccionar página

El Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), el más votado en las últimas elecciones y principal miembro de la coalición de gobierno, anunció hoy su “retirada” del gobierno de Dilma Rousseff, lo que acelera la crisis del Ejecutivo.

abandona el gob

“A partir de hoy, en esta reunión histórica, el PMDB se retira de la base del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff y nadie en el país está autorizado a ejercer cualquier cargo federal en nombre del PMDB”, dijo el senador Romero Jucá.

La sesión estuvo marcada por los gritos de “¡Fuera Partido de los Trabajadores (PT)!”. con el que el PMDB hizo coalición, luego de ser la formación más votada en las pasadas elecciones brasileñas.

La salida del PMDB –que controla 69 de los 513 escaños de la Cámara Baja- supone un duro golpe para Rousseff, que tiene ahora más difícil reunir votos en el Legislativo para sacar adelante sus proyectos gubernamentales, así como impedir el eventual avance de su destitución por juicio político.

Los seis ministros del PMDB en el gobierno (Minas y Energía, Salud, Agricultura, Puertos, Aviación Civil y Ciencia y Tecnología) deberán dejar sus cargos en las próximas horas o días, según la formación.

Sin embargo, algunos analistas estimaron que puede haber “disidentes” que opten por mantener sus cargos.

Otras formaciones menores de la coalición también estudian dejar de prestar apoyo incondicional al gobierno de la presidenta, lo que agravaría aún más la situación política de Brasil, que vive una de sus peores crisis políticas en 25 años.

La salida del PMDB supone, asimismo, un distanciamiento aún mayor entre la mandataria y su número dos, Michel Temer, a quien el sistema político brasileño permite paradójicamente seguir en el Ejecutivo aunque su formación haya roto la coalición.

La ruptura, que desde hace semanas era un rumor, se produce en un momento clave y estratégico para el PMDB, ya que si el proceso de juicio político desemboca en la destitución de Rousseff –algo que podría pasar en cuestión de semanas- quien asumiría la jefatura del Estado hasta las elecciones presidenciales de 2018 sería el vicepresidente Temer, líder del partido.

(ntx)