Seleccionar página

Científicos alemanes descubrieron un “interruptor” en el cerebro que apaga el hambre a nivel cerebral y enciende la sensación de saciedad.

apagar el hambre1

La investigación fue llevada a cabo por un equipo de investigadores del Centro Helmholtz de Múnich, Technische Universität München y el Centro Alemán de Investigación de la Diabetes (Alemania).

El estudio reveló que existe un interruptor en nuestro cerebro que regula el efecto de la leptina, hormona que avisa cuando ya uno está lleno. Este efecto es provocado por la enzima histona desacetilasa 5 (HDAC5), que tiene una influencia significativa sobre el efecto de la hormona.

Aunque desde hace tiempo se sabía que que las hormonas grelina y leptina juegan un papel relevante en el apetito y en el peso (la grelina avisa cuando el cuerpo tiene hambre, y la leptina le avisa al cerebro cuando se ha comido lo suficiente), es hasta ahora que se ha determinado que no basta tener grandes cantidades de leptina (como de hecho ocurre en las personas obesas), sino que debe ser activada por la enzima HDAC5 para que realmente cumpla su cometido.

“HDAC5 es un eslabón importante en la comunicación entre los centros de tejidos y el hambre en el cerebro”, destacó el doctor Paul Pfluger, de la Unidad de Investigación de Neurobiología de la Diabetes y coautor del estudio.

Pfluger señaló también que la restauración de la sensibilidad a la leptina fue un paso importante hacia la pérdida de peso sostenible y la reducción de otras enfermedades relacionadas con la obesidad, como la diabetes tipo 2.

Estos hallazgos podrían ayudar a explicar por qué las personas se convierten en obesas y por qué muchas otras tienen dificultades para mantenerse en forma después de una dieta.