Seleccionar página

Cuando viajas, es normal que te relajes y que trates de disfrutar al máximo tu experiencia, pero ello no significa que olvides por completo las normas básicas de convivencia. Estos son los peores turistas que uno se puede topar cuando de descanso se trata y por ello, debes evitar convertirte en uno de ellos:

turistas incomodos 2

Los que se quejan de todo

“El cliente siempre tiene la razón”. Hay turistas que se quejan por todo con el solo fin de lograr un descuento o de expresar su malestar. En el avión molestan a las azafatas de forma constante para quejarse de la comida y en los restaurantes no dejan propina porque el servicio no es acorde a sus estándares. Tratan de adelantarse en las filas para ingresar a ciertas atracciones o museos y se quejan por tener que esperar.

Los que se ponen poca ropa

Si bien hay ciertos lugares que no exigen un atuendo formal, hay determinadas reglas de decoro que los visitantes deberían seguir para no incomodar al resto. Por más que el clima sea caluroso, a nadie le agrada sentarse en un autobús junto a un turista transpirado que no lleva camiseta.

Los que acaparan todos los atractivos

A todos nos agrada llevarnos un recuerdo de los sitios más destacados del lugar al que viajamos, pero algunos turistas lo llevan al extremo. Hay quienes son capaces de introducirse en una fuente o de hacer equilibrio sobre un puente histórico para tomarse cientos de “selfies” que luego compartirán en redes sociales con sus seguidores y amigos, sin percatarse que hay quienes están esperando que se alejen un poco para que puedan tomarse una foto.

turistas incomodos 1

Los que no salen de la alberca

Luego de un largo recorrido por alguna ciudad o destino turístico, regresas al hotel y decides acercarte a la piscina para darte un chapuzón y recargar energías; sin embargo, está llena por un grupo de turistas ruidosos que no paran de beber un trago tras otro mientras gritan y se ríen a carcajadas. Se apoderan de todo el espacio de la piscina y nunca falta que avientan a alguien y salpican todo a su alrededor.

Las parejas muy efusivas

El amor siempre es bienvenido y celebrado, pero hay parejas que lo demuestran en los lugares más inapropiados, generando incomodidad entre los demás turistas.