Seleccionar página

Durante la gestación, una mala alimentación puede aumentar el riesgo de padecer determinadas complicaciones como diabetes gestacional o hipertensión arterial. Por ello, desde el inicio del embarazo es fundamental seguir una dieta adecuada, pudiendo ser un buen momento para adquirir o mejorar hábitos alimenticios saludables.

alimentacion embarazo 2

En México, 30 por ciento de la población infantil tiene sobrepeso u obesidad, y los hijos de padres con sobrepeso tienen hasta 50 por ciento más probabilidades de heredar esa condición. De hecho, esto podría estar condicionado desde el embarazo, así como en los primeros meses y años de vida de los menores.

Especialistas en obesidad y diabetes han identificado que si la madre sube mucho de peso durante el embarazo porque come altas cantidades de grasas y azúcares, creyendo que debe comer por dos, aumenta el riesgo de que su bebé sea obeso. Otros factores que podrían agravar este asunto son el nacimiento por cesárea y el no darles leche materna.

La alimentación incorrecta empieza desde el biberón, porque algunas madres acostumbran a endulzar la leche del bebé y peor si la lactancia materna se sustituye con fórmula, lo que va aumentando calorías y condicionando al cerebro del niño a que se le recompense con alimentos dulces.

Además, la falta de actividad física de los menores genera un desequilibrio entre lo que comen y las energías que gastan, y al acumular grasa en el cuerpo suben de peso, por lo cual se recomienda a los padres de familia cuidar la compra de alimentos y determinar las cantidades que ingieren los menores.