Seleccionar página

Habitualmente hablamos de los aparatos que podemos utilizar a la hora de entrenar. En esta ocasión nos queremos detener en un aparato que apenas se usa en las rutinas habituales, pero que puede ser de gran ayuda si lo conocemos más detenidamente. Se trata del saco de peso.

saco peso 1

El saco de peso se trata de un aparato totalmente ergonómico y adaptable a nuestro cuerpo, pues posee dos asas, una a cada lado para poder agarrar con las manos, así como su textura, que es antideslizante y blando para que lo podamos portar sobre los hombros a la hora de realizar cualquier ejercicio.

Ante todo hay que tener presente que el saco no se puede usar como peso extra en cualquier tipo de ejercicio, sino que lo podemos usar únicamente sobre los hombros a la hora de realizar rutinas de pierna como sentadillas o zancadas.

Además, lo podemos usar a la hora de efectuar elevaciones de peso muerto con las manos en ejercicios de dorsal y hombro, aunque hay que tener presente que se trata de un peso muerto que debemos controlar en todo momento para no lesionarnos.

saco peso 3

El saco normalmente está provisto de dos asas, una a cada lado de manera simétrica, que le dotan de mayor usabilidad y movilidad. Estos agarres precisamente hacen que nos sea fácil sujetarlo sobre los hombros y se encaje perfectamente en nuestros hombros. Las asas hacen que mantengamos el equilibrio, pues durante todo el ejercicio tendremos los brazos colocados de la misma manera, evitando que su movimiento nos desequilibre.

Existe gran variedad de sacos que nos ayudarán a regular y elegir mucho mejor el peso que vamos a utilizar a lo largo de todo el ejercicio. Esto nos ayudará a ir aumentando progresivamente las cargas y de manera eficiente, es decir, que nos permita realizar los ejercicios y los movimientos de manera adecuada sin caer en el error de sobrecargar una determinada parte del cuerpo.

Otro punto a tener en cuenta es que el saco únicamente lo vamos a sujetar por la parte superior del cuerpo, por lo que el tren inferior tendrá libertad de movimientos en todo momento en el que estemos realizando el ejercicio. Esto nos permitirá ejecutar a la perfección cada movimiento y concentrarnos solamente en la parte de las piernas y en los músculos que las componen, pues al no hacer que intervengan las extremidades superiores es más sencillo focalizar en la parte inferior del cuerpo.