Seleccionar página

El robot amigable que ayuda a niños a sobrellevar su diabetes, es uno de los proyectos que se exponen en el Séptimo Foro Europeo de Robótica, que se realiza esta semana en la capital de Eslovenia.

rob
ALIZ-E es el proyecto de inteligencia artificial para pequeños robots capaces de socializar y que a la vez permite estudiar la manera en que la gente joven responde a esas máquinas.

En 2010, cuando comenzó este trabajo, se conocía la manera de construir robots y cómo hacer que interactuaran con personas por algunos minutos, pero se conocía poco de la manera en que su interacción fuera por horas o hasta días.

El equipo responsable explicó que la interacción robot-seres humanos por largo tiempo tiene un tremendo potencial, por ejemplo para apoyar en las tareas educativas.

ALIZ-E se centra en niños de siete a 11 años de edad con diabetes, a quienes el robot puede ofrecer entretenimiento y enseñanzas sobre su enfermedad.

De acuerdo a Gyula Soltész, catedrática en Pediatría y Endocrinología en la Universidad de Pécs, Hungría, el número de niños con diabetes está en crecimiento, en particular en el mundo en desarrollo, en lo que toca al tipo 1.

La tipo 2 es un problema emergente a nivel mundial, y las muertes prematuras por esta enfermedad cuando no es diagnosticada, “son un problema mundial en las sombras”.

En el proyecto robótico han participado cientos de niños que han jugado y aprendido con ALIZ-E, el cual es resultado de un equipo multidisciplinario y multinacional.

El robot fue llevado a pabellones hospitalarios y campos de verano, donde niños con la enfermedad interactuan con él mediante juegos e inclusive bailes.

El objetivo es que aprendan las características de ese padecimiento y cómo pueden manejar su propia situación.

La presencia de ALIZ-E en pabellones hospitalarios pediátricos permitió que la visita de los pequeños pacientes ya no les genere ansiedad, y aún muestren confianza gracias al apoyo del robot.