Seleccionar página

Quizá se crea que es más probable que algunos hombres no quieran ser padres, pero hay muchas mujeres que no quieren ser madres y están en pareja con hombres que sí quieren ser padres. ¿Qué se hace en casos como este?

ser padres 2

Lejos de ver esto como algo machista, todos sabemos que no es lo mismo ser madre que padre, y no tiene nada que ver con el machismo o el feminismo, sino más bien con la naturaleza.

Desde el momento en que el bebé crece dentro de nosotras, la maternidad y la paternidad ya son diferentes, por eso no es lo mismo tener hijos para un hombre que no quiere tenerlos, que para una mujer.

Y no solo por el embarazo, sino también por el parto, la lactancia y muchas otras cosas respecto a los hijos de las que solo se pueden encargar las mamás; por ello, la decisión de ser madre es muy importante y ninguna mujer debería tomarla solo por hacer feliz a quien tiene al lado, porque quien pagará esas consecuencias es el niño y no lo merece.

ser padres 5

Aunque parezca un cliché, el diálogo es fundamental en la pareja. Cuando hay amor, estamos dispuestos a hacer lo que sea para hacer al otro feliz, pero tampoco podemos dejar que la felicidad del otro nos haga completamente infelices, porque todo se iría a la borda tarde o temprano.

Si tú estás decidida a que ser madre no es lo que quieres, háblalo con tu pareja y explícale tus razones. Eso sí, no le des las razones que crees “quedan bien” o que él aceptará como válidas, como que no tienen suficiente dinero o que necesitarían una casa más grande.

Dile que pueden adoptar cachorros, que puede traer a casa a sus sobrinos cuando quiera, que pueden ayudar a niños de la calle o cualquier otra cosa que pueda significar un término medio entre tener hijos y no tenerlos.

Ahora que tienes una idea de qué hacer si él quiere tener hijos y tú no, quizás se entiendan y puedan ser felices. Ahora, si esto significa un gran obstáculo para serlo, lo mejor quizás sea separar sus caminos.