Seleccionar página

¿Has intentado alguna vez perder peso, sacar un promedio sobresaliente en la escuela, que te escojan para formar parte de un equipo deportivo, o te has planteado algún otro reto personal? En caso afirmativo, es posible que, como le ocurre a mucha gente, empezaras con muchas ganas, dando lo máximo de ti mismo, pero luego perdiste parte de la motivación y tuviste problemas para volverte a motivar como al principio.

fuerza voluntad 3

Todo el mundo se enfrenta al difícil reto de mantener la motivación cuando desea alcanzar sus objetivos. Lo cierto es que replantearnos las cosas, cambiar o empezar de nuevo, por pequeña que sea la faceta de nuestra vida que queramos modificar, es algo que impone, pero no es imposible y para ello, se requiere de fuerza de voluntad.

La fuerza de voluntad es el impulso interno que nos lleva a vencer los obstáculos y a lograr nuestras metas. No es algo con lo que nacemos, podemos desarrollar y reforzarla si entendemos en qué consiste y por qué no la hemos fortalecido. Para ello, puedes recurrir a estos sencillos trucos para comenzar a entrenar tu fuerza de voluntad:

meditar

Diez minutos de meditación

Dejar la mente en blanco debe ser tu desafío. No es fácil hacerlo y hay que entrenar para conseguirlo, pero si lo consigues tu cerebro será capaz de concentrarse más rápido y resistir las actuaciones por impulso. Te sentirás más energético y menos estresado.

Corrige tu postura

Hombros bajos, espalda recta y cuello alto. En resumen, esa sería una postura sana y elegante. Algo tan sencillo como mantener una buena postura corporal te ayudará a ser más positivo y a tener más confianza en ti mismo y en tu fuerza de voluntad para conseguir cosas.

Crea rutinas y oblígate a entregar los trabajo a tiempo

Aunque nadie te lo imponga y no tengas deadline, organiza tu vida y no dejes que el tiempo se estire definitivamente. Planea un tiempo para hacer cada tarea e intenta cumplirlo. Es una cuestión de voluntad. No te dejes distraer.

Rastrea y controla tus gastos

Ponte un presupuesto o bájate alguna app para que te ayude a entender en qué se te escapa el dinero. Sé riguroso. Los estudios muestran que solo conociendo en qué gastas dinero tu fuerza de voluntad para ahorrar mejora.