Seleccionar página

Usamos esta expresión cuando vamos a realizar la quinta de una serie de tareas, de manera que tratamos de transmitir confianza y tranquilidad ante la que se nos avecina.

quinto malo 2

El origen es taurino, pues antiguamente el orden en el que saltaban al ruedo los toros en una corrida no era establecido por sorteo como en la actualidad, sino que era el propio ganadero el que se encargaba de hacerlo, creándose una norma “no escrita” de poner al toro más bravo en la quinta posición.

Los cuatro previos podían resultar buenos o no, pero la expectativa del quinto era como para salvar la tarde y todos lo sabían; de lo contrario, muchos habrían abandonado la plaza si el lote no satisfacía sus ansias taurinas.

La aplicación de este refrán en lo cotidiano aplica en muchísimas cosas, como la grabación de un disco posterior a cuatro que no tuvieron el éxito esperado; el quinto bebé. el quinto empleo, la quinta mudanza, el quinto noviazgo o el quinto matrimonio, etc.; con el común antecedente de no tan buenos resultados previos y con las altas expectativas de que no hay quinto malo.