Seleccionar página

Que el músculo tiemble es sobre todo frecuente en los principiantes. Es en los ejercicios de autocarga o isométricos donde se producen estos temblores y no es por otra razón más que por falta de entrenamiento.

temblor muscular 2

El temblor muscular es una cuestión de coordinación nerviosa intramuscular. Cuando hacemos un ejercicio nuestros nervios mandan señales a los músculos para que se contraigan. En una persona entrenada esa señal está sincronizada y todas las fibras musculares se contraen al mismo tiempo. En cambio, en una persona con poco entrenamiento que carga mucho peso, esa señal nerviosa llega desincronizada a todas las fibras del músculo, lo que hace que unas se contraigan antes y otras después, causando el característico temblor.

Tu cuerpo también libera subproductos metabólicos como el ácido láctico cuando haces ejercicio, lo que puede causar temblores y fatiga. La nutrición y la hidratación inadecuada también pueden desencadenar temblores.

El entrenamiento continuo y progresivo hace que estos temblores desaparezcan, aunque hay ejercicios, como la suspensión en barra, donde se produce contracción isométrica, en los que el agotamiento muscular hace que las fibras se contraigan y distiendan alternativamente en un ciclo de fuerza-descanso, lo que hace que hasta las personas entrenadas también presenten temblores.

temblor muscular 1

Que tiemble un músculo no es malo, en principiantes es sólo síntoma de que estamos metiendo demasiado peso. Con una planificación correcta de fuerza el impulso que llega al músculo se sincronizará con todas las fibras y el temblor desaparecerá.

Pero si aun así se presentan los temblores, lo que puedes hacer es disminuir la intensidad de tu entrenamiento y tomar descansos cuando sea necesario. Para alrededor de un minuto entre cada serie de ejercicios o hasta que puedas recuperar el aliento. Los grupos de músculos grandes, como los muslos y las nalgas, pueden requerir hasta tres minutos entre series. Detente y toma un vaso de agua o un tentempié rico en carbohidratos si sospechas que tus temblores son producto de la deshidratación o desnutrición.