Seleccionar página

Chantajistas emocionales, manipuladores, personas tóxicas, vampiros energéticos. Podemos llamarles de mil y una maneras, pero en esencia son aquellas personas que tienen una habilidad especial para que actúes según su dictado.

chantajista emocional 4

Aprender a identificarlos es el primer paso para escapar a su influencia. Te enlistamos los consejos de expertos en psicología, coaching, inteligencia emocional y liderazgo para liberarte de ellos.

El perfil del chantajista emocional

No todos los puntos se dan en todos los casos, pero si identificas más de la mitad de estos comportamientos en una persona es probable que te encuentres ante un chantajista emocional.

Te conocen bien y lo utiliza

Su mensaje es claro: “si no te comportas de la forma que a mí me gusta, vas a sufrir”. Suelen ser personas cercanas como familiares, amigos o compañeros de trabajo, que juegan con nuestra complacencia y amistad siendo muy amables y ofreciéndote su ayuda. Detrás de este comportamiento se esconde algo y seguramente van a reprocharte cada pequeño gesto que han hecho por ti para sacarte hasta el último gramo de energía. En muchos casos conocen tus vulnerabilidades, tus miedos y tus secretos y son capaces de usarlos si es necesario para conseguir que hagas lo que ellos quieren.

chantajista emocional 1

No tiene límites

Suelen ser intrusivos, dramáticos desproporcionadamente, hipercríticos contigo, pero jamás con ellos mismos, hiperexigentes por encima de tus posibilidades, discutidores hasta el infinito, insatisfechos crónicos.

Son inteligentes y con habilidades sociales

Según explican expertos, son personas que a través de esa inteligencia y esa habilidad social han aprendido a conseguir lo que quieren beneficiándose de las debilidades del otro.

Son volubles, no manejan bien el conflicto y siempre quieren ganar

Pasan de ensalzarte a hundirte en apenas unas horas y, en ocasiones, buscan hacerte culpable de sus desgracias y males. Básicamente quieren ganar: “Yo quiero lo que quiero y en el momento en que yo lo quiero”. Y si no lo logran, es probable que tengan un enganche con la persona que les intenta poner los límites.

chantajista emocional 2

Son impacientes y pueden tener reacciones agresivas

Son personas que suelen tener mucha prisa en que la otra persona se “enamore de ellos” o les encuentre fascinantes o que adquiera con ellos algún tipo de compromiso para el que apenas se tenga tiempo de reflexionar.

Saben identificar los puntos débiles

Son expertos en detectar a las personas que no saben poner límites, que son complacientes, influenciables y adaptables.