Seleccionar página

Dependiendo de la hora del día en la que te dediques a hacer ejercicio, tu alimentación debe variar para no sentirte excesivamente pesado o, por el contrario, vacío de fuerzas. Toma nota de las sugerencias para una dieta perfecta dependiendo de tus horas de mayor actividad.

alimento ejercicio horario 3

Después de desayunar

Muchos eligen las horas de la mañana para hacer ejercicio, justo después de desayunar. En el caso de que la actividad escogida sea de tipo cardiovascular, se recomienda realizar un desayuno ligero, a base de fruta o jugo, y completarlo con una tostada con miel para dar energía o bien un puñado de muesli.

Si se trata de un ejercicio anaeróbico, es aconsejable un desayuno también suave, parecido al anterior. No es conveniente tener el estómago lleno. En los dos casos es muy importante la hidratación: beber unos 500 ml. de agua 30 minutos antes de hacer ejercicio.

Antes de comer

Si eres de los que eligen la pausa del mediodía para entrenar, es importante hacer un pequeño tentempié a base de fruta antes de empezar. Cuando vuelvas, si has estado haciendo cardio, es importante reponer el gasto energético con carbohidratos y una ración de proteínas para tener la energía adecuada.

Si vienes de una clase de Pilates o Yoga, al haber menos gasto de glucógeno muscular no es tan necesario el aporte de hidratos de carbono. Lo que sería ideal es una comida con proteínas, mucha verdura y una ración de pan integral de no más de 40 gramos.

alimento ejercicio horario 2

Después de trabajar/por la tarde

Si eres de los que entrenan por la tarde, eres como la gran mayoría, que optan por su rutina de fitness al salir de trabajar. Si se trata de un ejercicio anaeróbico, la comida anterior debe ser ligera y que la cena sea a base de proteínas, verduras de fácil digestión o ensalada. Como postre, una fruta de bajo índice glucémico como manzana, pera o mandarina.

Si después de trabajar haces alguna actividad cardio, es vital cenar proteínas y hortalizas crudas, así como un aporte de carbohidratos. Un menú perfecto sería una ensalada de pollo o atún y una tostada integral o bien un bocadillo integral de pavo con queso freso.