Seleccionar página

La natación es una actividad deportiva que siempre se ha recomendado para evitar problemas de espalda, fortalecer esta zona y mejorar el estado general del cuerpo.

natacion respiracion

Es cierto que practicar natación es muy bueno para trabajar los músculos y conseguir una buena condición física, pero a pesar de todo, no nadar con una correcta técnica puede acarrearnos una serie de problemas que no podemos pasar por alto y en los que debemos reparar, ya que una práctica incorrecta y continuada de esta actividad puede ser negativa para nuestra salud.

La importancia de la técnica

En primer lugar es necesario que tengamos en cuenta que la técnica es esencial. Controlar la flotación y la colocación del cuerpo en el agua es importante a la hora de no sufrir daño al desempeñar esta actividad. Una técnica correcta nos ayudará a aliviar tensiones articulares y conseguir un trabajo completo de todos los músculos del cuerpo sin forzarlos o someterlos a presiones negativas.

Mantener la espalda recta al nadar

Es necesario que tengamos presente que a la hora de nadar, la cabeza debe permanecer dentro del agua, de modo que la columna quede recta y no la forcemos por ninguna parte de la misma. Muchas personas tienden a elevar la cabeza y mantenerla fuera del agua durante todo el ejercicio, algo que aumentará la tensión en la parte cervical y que hará que pongamos en grave peligro esta parte. Lo ideal es mantener la cabeza sumergida en el agua y para ello debemos utilizar goggles que eviten que se nos meta el agua en los ojos.

natacion errores 2

No ladear el tronco

También es necesario mantener el cuerpo recto y concentrar el movimiento en los brazos y piernas. Es normal que el tronco se ladee algo de lado a lado, pero girarlo demasiado al realizar las brazadas es un peligro, ya que podemos forzar partes de la espalda como la lumbar. Esto, repetido muchas veces puede acabar por acarrearnos un problema en esta parte de la espalda.

Elegir bien el tipo de brazada

Lo mismo sucede con el tipo de brazada que vamos a utilizar. Uno de los más peligrosos es el denominado mariposa, ya que las articulaciones de los hombros sufren mucho a la hora de ejecutar este tipo de técnica. Por ello lo mejor es realizar brazadas más cortas y efectivas que no impliquen movimientos tan largos y completos de todas las articulaciones.