Seleccionar página

En ocasiones hemos hablado de lo importante que es que no se produzca catabolismo muscular en nuestro organismo. Pero, ¿realmente sabemos lo qué es y cómo se puede solucionar este problema?

carne 23

El catabolismo se produce cuando el propio organismo, al no recibir alimento, acaba por nutrirse de sus propios tejidos, consumiendo de esta manera el músculo y acabando poco a poco con nuestra masa muscular. Un proceso que puede llevarse a cabo en casos en los que sometemos a nuestro cuerpo a duros entrenamientos y no lo alimentamos como es debido para que crezca; o cuando seguimos una dieta de adelgazamiento.

Este proceso nefasto para nuestro cuerpo se produce cuando no dotamos al organismo de las proteínas necesarias que se encuentran en carnes, pescados, huevos, leche, y que son el componente fundamental del tejido muscular.

Muchas veces caemos en el error cuando iniciamos una dieta de adelgazamiento de comer poco y mal, acabando de esta manera con nuestro tejido muscular y perdiendo tanto el tono como la fuerza.

Nuestros músculos son un relleno que hace que nuestro cuerpo funcione y podamos movernos con normalidad. Si nuestro organismo comienza un proceso de catabolismo muscular, lo que conseguiremos será acabar con nuestra fuerza concentrada en los tejidos musculares y además obtendremos una imagen insana, como que nuestra piel se quede colgando y sin relleno.

salmon plancha

Para evitar el catabolismo lo importante es dotar al organismo de las proteínas necesarias para que el músculo esté bien alimentado. Normalmente nuestro organismo necesita dos gramos de proteínas por kilo de peso. Aunque esta cantidad aumenta en el caso de la gente que quiere aumentar considerablemente su masa muscular, que deberán ingerir cuatro gramos por kilo de peso.

Consumir la cantidad adecuada de proteínas no va a implicar engordar, pues lo que debemos hacer es comprobar que los alimentos que consumimos tienen un mayor aporte proteínico que calórico o de grasas.

Es recomendable ingerir proteínas limpias que se encuentran en las carnes blancas como el pollo, pavo, pescados como el atún, salmón, así como una cantidad importante de verduras y cereales.