Seleccionar página

Cuando compramos una casa nueva, aunque se trate de la primera o no, el entusiasmo podría jugarnos una mala pasada y podríamos cometer alguno de estos errores que podemos evitar:

comprar casa 2

Dejarnos llevar por la casa y olvidar la ubicación

Hay casas hermosas, pero mal ubicadas. Es mejor comprar una casa que llene nuestras expectativas en un 70 por ciento pero bien ubicada. La casa se reconstruye y se transforma, la ubicación NO y es para siempre.

Obsesionarnos y meternos en deudas

Ese mismo entusiasmo podría llevarnos a participar hasta un extremo de las pujas por la casa, o comprar una que nos guste mucho, pero cuyo costo elevado nos deje con una duda grande. Debes estar realmente seguro de que podrás pagar la hipoteca; de lo contrario, perderás tu nueva casa. Nunca lleves tus finanzas hasta el límite.

comprar casa 3

Pensar a corto plazo

Esto podría incluir comprar una casa demasiado pequeña porque todavía no hay chicos en la familia, o comprar una casa con desniveles o demasiadas escaleras para una persona que está llegando a la tercera edad.

No recurrir a un experto antes de cerrar la operación

Es verdad que la compra de una casa no es sencilla ni barata, y que uno intenta recortar gastos de donde sea, pero hay cosas en las que no hay que escatimar y verificar que la casa no tenga problemas estructurales es una prioridad. Si no lo haces y descubres más tarde algún problema de este tipo, las cuentas a pagar por las reparaciones podrían ser demasiado elevadas.

No tener en cuenta todos los asuntos legales implicados

Te conviene pensar bien a nombre de quién o quiénes va a estar la casa, especialmente si la compras junto con alguna otra persona: una amiga, tu pareja, tus hijos mayores de edad, etc. Además, deben firmar un acuerdo entre ustedes que les permita zanjar ciertas disputas que podrían surgir con el tiempo: si alguno de ustedes se casa, si desea vender, si se agranda la familia, etc.