Seleccionar página

Lugar de enigmática belleza emplazado majestuosamente entre los bosques de una serranía al norte de la ciudad de Toluca, el Centro Ceremonial Otomí es un interesante escenario donde la tradición cultural de una de las naciones originarias de Mesoamérica encuentra eco en un monumental espacio arquitectónico, que a pesar de haber sido construido durante el siglo XX, nos transmite con gran fuerza, el poder y la grandeza de la arquitectura prehispánica.

centro otomi 2

El Centro Ceremonial Otomí fue edificado en 1981 con el objetivo de proporcionar un espacio para las celebraciones religiosas del pueblo otomí, así como para fomentar el desarrollo de la región por medio del turismo.

Para su diseño, los constructores del Centro Ceremonial Otomí se inspiraron en los elementos característicos de la arquitectura prehispánica del centro de México, elementos como grandes escalinatas, taludes y plazas a los cuales se sumó la expresión plástica contemporánea con diversas esculturas de grandes dimensiones que crean en conjunto un sitio de gran personalidad y evocador misticismo.

El conjunto de construcciones que lo conforman comienza por las plazas del Coloso, del Sagitario y la Glorieta del Centinela, que están rodeadas por los edificios del Consejo Supremo, conformado por siete columnas en honor a Chicomostoc y el Museo de la Cultura Otomí; todo esto adornado con 52 esculturas en forma de serpiente.

centro otomi 3

La construcción del mural a base de rocas configura la simbología prehispánica necesaria para escenificar eventos religiosos de los otomíes del pasado prehispánico.

Este complejo arquitectónico incluye además del recinto ceremonial, un museo, un mercado de artesanías, cabañas, un lago, y espacios para acampar. También cuenta con amplias áreas con césped que son ideales para actividades familiares.

Asimismo, desde hace unos años, el Centro Ceremonial Otomí es un importante referente en el ámbito deportivo, ya que a él acuden frecuentemente deportistas nacionales y extranjeros para realizar entrenamientos de altura.

Como nota curiosa, cabe señalar que en este sitio se filmó el video musical “Limbo“, del puertoriqueño Daddy Yankee.